Indicadores económicos
2017-06-28

Dólar (TRM)
$3.025,28
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.411,91
UVR, Ayer
$251,08
UVR, Hoy
$251,16
Petróleo
US$44,24

Estado del tiempo
2017-06-28

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 10:15

Marea max.: 16 cms.

Hora: 02:44

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-06-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

A menos de tres semanas

En estos pocos días que hacen falta para que el alcalde electo tome posesión de su cargo las expectativas alrededor de sus actuaciones vienen acompañadas de un natural escepticismo. Los males de la ciudad son tan grandes, tan de vieja data y tan generalizados que muchos piensan que abrumarán a nuestro amigo Campo. 

Pasarán cosas simpáticas, sin lugar a dudas: la posesión en el Estadio Once de Noviembre, con una narración simbólica por parte del alcalde de un partido de beisbol, será un espectáculo divertido y ciertamente original. Sólo que, pese a no ser tan agradable, quizás sería una mejor señal que ese día reinara la austeridad, en medio de los sufrimientos de miles de personas que a la tragedia del desempleo le unen los males del invierno.

A mí, y respeto lo que piensen los otros, me gustaría más imaginarme al señor alcalde electo, a un poco más de dos semanas para encarnar la autoridad, preparando un discurso inaugural en el que nos contara sus estrategias para generar empleo y para combatir la pobreza.

Una ciudad que entre desempleados y empleados informales reúne alrededor de un 60 por ciento de su fuerza laboral es una bomba de tiempo. Más aún si esa misma ciudad reúne también a un pequeño y selecto grupo de superprivilegiados que viven en apartamentos que valen lo que cuesta uno en New York.

Cartagena no necesita tanto de alcaldes carismáticos y graciosos como de uno que se ponga a estudiar en serio la complejidad de los problemas que va a enfrentar. Son múltiples las situaciones difíciles que van a demandar a partir del 1º de enero de su sabiduría. Y muchos los supuestos amigos que lo adulan a diario, que no buscan el bien común, sino, única y exclusivamente, llenar sus bolsillos con contratos y proyectos de dudosa compostura.

Que no se engañe, mi amigo Campo. Los desafíos son enormes y de delicado manejo. El invierno ha hecho estrago en los hogares de los humildes y la violencia se expande en forma vertiginosa. Muertos y muertos a diario, asesinados en actos de barbarie: intelectuales, estudiantes, trabajadores, en fin, gentes de diferentes actividades.

Y de trasfondo la pobreza y la miseria creciendo en la otra ciudad, en la que no conoce de privilegios. El glamour del Hay Festival y del festival de música de la señora Salvi no logra atenuar la tragedia del otro lado: ausencia de viviendas decentes, de hospitales y de trabajo para cientos de miles.

No debería olvidar el nuevo alcalde que son muchas las tareas por cumplir, y que de todas ellas hay una que sobresale en la Cartagena de hoy: crear en todas las formas imaginables trabajo para los cartageneros. Trabajo decente y estable, que permita construir la ilusión de una vida digna, en la que se pueda educar a los hijos para que sean mejor que uno.

La miseria está asociada, en últimas, a la ausencia de un oficio. A la destrucción de la autoestima que sobreviene con el ocio forzado o con trabajos informales que no alcanzan la recompensa de un salario mínimo.

Señor alcalde, una vez termine de narrar el 1 de enero el partido de beisbol no hay vuelta atrás: ha dejado usted el agradable oficio de locutor para dedicarse al más noble y angustioso trabajo de dirigir los destinos de Cartagena en los próximos cuatro años. Nadita, pues.



*Historiador. Profesor de la Universidad de Cartagena.



alfonsomunera55@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese