Indicadores económicos
2017-06-25

Dólar (TRM)
$3.010,68
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.363,83
UVR, Ayer
$251,06
UVR, Hoy
$251,08
Petróleo
US$43,01

Estado del tiempo
2017-06-25

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 08:00

Marea max.: 27 cms.

Hora: 00:00

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-06-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Mucho y más visible

Algo está pasando. Corre el rumor de que unos atrevidos irrespetaron a los héroes patrios poniéndoles pelucas afro.

No será la primera vez que se acuse a la juventud de irrespeto, por su irreverencia. Yo prefiero acusarlos de crear para activar la imaginación y la reflexión, de revisar la historia y renovar la memoria. Lo cierto es que sobrará de qué acusarlos esta semana, porque hay mucho más para mostrar durante el Festival Mucho más mayo.

Hay bailarines agazapados entre la gente y contagiando de ritmo a los transeúntes, hay graffiteros reviviendo un callejón muerto, hay raperos y breakdancers haciendo temblar el piso de plazas y bibliotecas. Hay poetas leyendo versos en los parques y en los buses, hay muchachas de barrio retratándose como damas antiguas, hay estudiantes discutiendo la ciudad que somos y la que seremos. Hay también en la Proclamación, en el Castillo San Felipe y ante el Reloj, propuestas de danza contemporánea que exploran, como las pelucas de Nelson Fory, nuestra “Historia negra, caballero.” Hay, además, conferencias y movilizaciones en defensa de nuestra diversidad. Hay teatro todos los días, mucha música, y más. Todo gratis, desplegado a lo largo de la ciudad.

¿Cuál es el propósito? En principio que la ciudad se entere, sin lugar a equívocos, de que la juventud cartagenera se mueve; que participa desde sus barrios, instituciones educativas y universidades, con expresiones que van desde grupos musicales y movimientos de danza urbana hasta intervenciones plásticas. Que se sepa que las suyas son creaciones de alta calidad estética y contenido crítico, que no tienen que casarse con una ideología para pensar, revisar y proponer, para ser—en el sentido estricto y revolucionario de la palabra—políticas.

Los artistas, colectivos y organizaciones participantes han trabajado conjunta y voluntariamente por meses para que otros jóvenes aprecien esas expresiones artísticas, y para que todos los y las cartageneras las disfrutemos. El fin último es practicar y promover el sentido de pertenencia a la ciudad.

Su estrategia es apropiarse creativamente del espacio público. Por eso los espectáculos son en calles y plazas. Por eso, y en favor de la libertad expresiva de nuestro patrimonio vivo—la juventud, sean bienvenidas las pelucas, los embalajes y todas las intervenciones de los monumentos que darán de qué hablar esta semana. Con ellas, los artistas están dando una batalla que todos deberíamos asumir: la disputa por el significado, la propiedad y la identidad de esta ciudad. Es su manera de decirnos: aquí estamos, de aquí somos y aquí nos quedamos; en nuestras manos está imaginar y hacer de esta ciudad el escenario de mejores realidades para todos.

Todo esto implica, por supuesto, revisar nuestra memoria y sus símbolos. A los que veneran la historia en la belleza de los edificios, a quienes sólo les interesa cuidar y devengar del patrimonio de piedra, se les olvida, o quieren hacernos olvidar, que paredes y monumentos albergan una memoria de dolor y sangre, de saqueo y violaciones, de exclusiones y desigualdades terribles que siguen materializándose hoy en pobreza y discriminación. Es ese el patrimonio que los jóvenes artistas se niegan a respetar.

Muchas son las heridas en nuestra historia que todavía hay que avivar, para que sanen.

*Profesora e investigadora

nadia.celis@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Mas bien deberian buscar otro

Mas bien deberian buscar otro oficio y dejarse de tonterias . La ciudad se esta llenando de "artistas " de medio pelo y de literatos y filosofos de cafe , botados a borbotones por la U de Cartagena y Bellas Artes que ,al no encontrar trabajo pues los puestos para estos oficios son minimos se dedican a ser provocadores , en Buenos Aires y en New York por ejemplo , estas personas se dedican a ser taxistas o vendedores ambulantes , ya que ni alla se pueden ganar la vida con el arte

que tonteria, esas peluquitas

que tonteria, esas peluquitas sirven para taparse del sol que esta muy caliente. Ahora que importa eso si al final de cuentas nadie les para bolas, hay que hacerles bustos a los heroes corruptos que nos estan acabando, haciendo una via peatonal con sus nombres en la calle de carcel de ternera.

Ningún irrespeto constituye

Ningún irrespeto constituye este acto, hay que dejar de seguir creyendo que solo existen heroes blancos y de familias distinguidas como a través del tiempo erroneamente se ha enseñado en las escuelas. Acaso esas escasas personas fueron capaces de enfrentar a los malditos españoles?

Sin villanos no hay héroes,

Sin villanos no hay héroes, de ser así estos no existirían. Eso si asumimos que los conquistadores son los malos de la historia. En comparación, son momentos diferentes problemas históricos que nos hacen lo que somos hoy. Cero que con la idea de introducir en la memoria el mito que se han inventado de un tal Pedro Romero (también amigo de la guerra) estamos quedando como ignorantes que no conocemos nuestra propia historia reflejando anacronismos e irrespetando el papel de todos, los ganadores y los vencidos. Solo decir que muchos quisiéramos que los segundos salgan a la luz, pero bien, no con manifestaciones que solo denotan la ignorancia de pocos que confunden a muchos.