Indicadores económicos
2017-02-21

Dólar (TRM)
$2.902,81
Dólar, Venta
$2.853,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.081,62
UVR, Ayer
$243,86
UVR, Hoy
$244,12
Petróleo
US$53,40

Estado del tiempo
2017-02-21

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:23

Marea max.: 12 cms.

Hora: 07:52

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 17 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.4 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-02-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Muertos por minuto

Seis muertes violentas en un solo día fue el saldo de gatillazos y puñaladas que los ase-sinos no quisieron negarles a sus víctimas.

El Universal del pasado miércoles le dedicó toda la página 6B a la información pormenorizada de cada uno de esos hechos de sangre, con la intención de que tanto las autoridades como la comunidad entendieran que la ola de atentados exige giros radicales.

Dos días después otros dos muertos fue-ron también noticia, y lo serán mañana otros tantos puesto que estamos impregnados de la cultura narco. Al que falla en lo más mínimo “hay que quebrarlo”. Esta es la expresión que mejor traduce la mentalidad reinante, y la que se aplica de manera inexorable sin rebajas por condescendencia. No hay alma que se ablande ante el brinco de un peso o el in-cumplimiento de una oferta, y por lo uno y lo otro “acuestan” a renegados y negligentes, veraces y embusteros.

Si la inseguridad urbana crece y su grave-dad debilita la política que se adopta en ejer-cicio del poder de policía, ¿habrá probabili-dades de que este panorama cambie? ¿Podrá el próximo gobierno distrital conjurar el preocupante crecimiento de las pandillas ju-veniles? ¿Se atreverá el alcalde que venga a sa-cudir la otra epidemia –el mototaxismo– que riega de cadáveres los sardineles y las vías? ¿De dónde saldrán los empleos que mermen el sicariato que vende sus servicios al mejor postor?

El repliegue de la guerrilla y la desmovili-zación de las autodefensas no nos redujeron los desplazamientos. Nos siguió llegando, por obra de las bandas criminales y la nueva tácti-ca guerrillera, gente con hijos churrientos, sin plata y sin chance de trabajo para vivir con holgura y dignidad. Por eso, cualquier estra-tegia de inversión social resulta insuficiente para superar dificultades de vivienda, salud, educación, movilidad, recreación y estabili-dad familiar en los barrios populares.

Los candidatos a la Alcaldía hablan, sobre la inseguridad, igual que cuando les pregun-tan por la financiación de sus campañas: sin convicción, con evasivas, con repetidas moji-gangas sobre vigilancia. En fin, con más frases de almanaque que claridad, y poquísimo de una colaboración interinstitucional que con-duzca a combatir las condiciones objetivas de la violencia urbana: inteligencia preventiva, pedagogía ciudadana, regularización de los servicios básicos y la promoción de una red de microempresas productivas que ocupen los brazos cesantes.

Dijo ayer Cruz Villeros López, una de las más antiguas vendedoras de dulces del portal, que lo único que sucede en el mundo sin permiso de Dios es el mal que nace de la per-versión de los hombres. Una teóloga nata que se gastó una frase que Sartre hubiera envidia-do para su obra teatral El Diablo y Dios. Y como no bien la escuché lo dije, la veterana endulzadora de paladares contestó: “Yo no sé quién carajo es ese viejo, pero es lo que nos está pasando aquí con los asesinatos más crueles, ya no por día, sino por minuto, y con los atracos y el fleteo”.

El desencanto de Crucita no es un gracejo de comiquilla con las esperanzas perdidas, ni un alarde de sabihonda sin chaveta. Es un clamor que nos recuerda que vivimos en una ciudad privilegiada donde nos ha importado un pepino que la indolencia derrote a la ra-zón.



*Columnista



carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Estamos en manos de los

Estamos en manos de los delincuentes de todas las pelambres.
No hay sector de Cartagena vedado para sicariar y asesinar.
Palpo que fracasó el tal Cuadrante de la Policía

Este es el resultado de cinco

Este es el resultado de cinco siglos de exclusión social, y de doscientos años de administraciones mediocres y miopes. ¿Qué más iba a resultar? ¿Acaso esperábamos que robándole al erario y gobernando con base en intereses particulares íbamos a convertirnos en Singapur, en Vancouver, en Zurich, en Viena o en Ginebra?

El fenomeno de la violencia

El fenomeno de la violencia úrbana, tiene varios origenes, por un lado, la influencia cultural negativa del cine norteamericano, que en su gran mayoría exalta la violencia y no las siembra como medio para solucionar conflictos; de otro lado un nefasto gobierno, en su afán de venganza, trasladó el conflicto armado a las ciudades, llenandolas de sus principales auxiliadores e hijos adoptivos," paramilitares", de los cuales se derivan las bandas Uribistas o criminales.

La violencia urbana tiene dos

La violencia urbana tiene dos periodos, antes de uribe y despúes de Uribe; anteriomente se tenía noticias de las actos criminales de las guerrillas en el sector rural; pero cuando Uribe empieza a fortalecer a las bandas de narcotraficantes, en su paso por aerocivil, la violencia nos azota en varias regiones y cuando crea los grupos paramilitares y les incumple, se vienen a la ciudad, esa parranda de criminales y ahí está, esos son los frutos de Uribe, nos cambió a la guerrilla por paracos. No busque más.

La solución, frente a la

La solución, frente a la violancia urbana, que nos azota, es de carácter social y politico; se trata de crear un estado más equitatativo, que la riqueza no quede en manos de pocos y que los mecanismos de oportunidades de educación, empleo y de crecimiento económico, para los desposeidos, vayan de la mano de un sistema judicial severo y correccional, para que los delincuentes se eduquen en las carceles y no sean un sitio para vacacionar y aprender más mañas.