Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

No nos dejemos quitar el centro

Algo que llamó mucho la atención en el lanzamiento del autodenominado Frente Antiterrorista es que se definió como de oposición al gobierno, y se declaró de “centro centro”.

Su posición inaugura otro episodio de “panflación” y traslada este fenómeno a la afiliación política. La “panflación” es una tendencia a desfigurar la realidad que contribuye a deteriorar todo, desde las tallas de vestidos de mujer hasta las calificaciones de la universidad.

La revista The Economist (abril 7 de 2012) dice que las tallas para mujeres han ido devaluándose a medida que avanza la edad de las consumidoras. La talla 10 europea que hace 35 años era para mujeres con cinturas de 60 cm. hoy es para matroncitas de 75 cm. que están felices de seguir comprando la misma talla. La gente ya no viaja en clase económica sino en clase “voyager” o “world traveller” (el Economist conceptúa que más bien deberían haberla llamado Clase Sardina) y no duerme en habitaciones corrientes o sencillas en los hoteles sino en cuartos “deluxe” (los mismas corrientes, pero caros).

Las directivas del Frente Antiterrorista deben haber pensado que si se autoposicionan en el centro nos desplazan a los demás hacia la izquierda, desaparecen el radar a la derecha y a su brazo armado, y se quedan con las mayorías que en Colombia han sido tradicionalmente de centro centro.

Brillante idea, pero el centro ya está ocupado y los que estamos ahí no nos vamos a retirar ni dejar que nos empujen a la izquierda por no estar de acuerdo con este autoproclamado frente de salvación nacional.

Aunque hay un amplio respeto y subsiste simpatía con el ex presidente Uribe, algunas de las ideas de sus alfiles están muy lejos de las del centro ideológico. Los colombianos de centro son urbanos y de clase media en su mayoría, de familias liberales o conservadoras moderadas, y son demócratas, individualistas y resaltan su libertad y su autonomía para decidir. Respetan la autoridad y las instituciones, y en forma muy colombiana acatan la mayoría de las leyes la mayoría del tiempo. Simpatizan y admiran a las fuerzas militares, aunque no las quieren deliberantes, en política ni cometiendo actos criminales. Quieren derrotar a la guerrilla y favorecen los diálogos, pero son escépticos sobre llegar a un acuerdo.

Las diferencias con la derecha son sutiles pero profundas. Contrario a lo que pretende el Frente Antiterrorista, los colombianos de centro y centro izquierda les tememos a los caudillos o las Juanas de Arco. Cuando la Corte Constitucional impidió un tercer período de Uribe alguien decía no haber sentido tanta felicidad desde que tumbaron a Rojas Pinilla.

En el centro centro se respeta la Constitución, el debido proceso y los derechos civiles y humanos. La seguridad es prioridad pero no a cualquier costo. El amiguismo, la concesión de beneficios a dedo, la arbitrariedad, la politiquería y la corrupción son mal vistos. La mayoría quiere el fuero militar pero no las desapariciones, falsos positivos o relaciones peligrosas entre miembros de la fuerza pública y los paramilitares o las bandas criminales. Hay un amplio sentido de justicia social y disposición a perdonar.

En el centro opera la democracia y como el Frente Antiterrorista quiere salir a pescar con dinamita, mejor se ubica a la derecha.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente análisis. PDT. ...y

Excelente análisis.
PDT. ...y viven (igual ke necesitar el O o el H2O) de la contradiccion y el discenso; mas no de la conciliacion y el consenso.

muy bien explicado, para

muy bien explicado, para tener conocimiento a la hora de dar una opinión o para no estar desorientado.

Muy buena la columna, y sobre

Muy buena la columna, y sobre todo oportuna, ahora que los que sabemos están atacando con todos los hierros, empeñados en volver al poder absoluto, empleando desde "ideólogos" hasta montajes, pasando por intrigas y leguleyadas; y abundan quienes tragan entero y añoran una seguridad que nunca existió.

A que centro dice pertenecer

A que centro dice pertenecer este señor, tecnócrata liberal hasta los tuétanos. Gavirista como el más. Padre y ejecutor de la Apertura Económica. Autor de la mayor escalada de impuestos de los que se tenga noticias en este país. Acaso se olvida del cacerolazo que le propinaron por su regresiva reforma tributaria a principios de los 90´s. Fue tanta la indignación que un columnista tituló así en su momento uno de sus escritos: "Ya no hommes ni duermes". Sea serio, de que centro habla. Algunos todavía tenemos memoria.

La “panflación” es una

La “panflación” es una tendencia a desfigurar la realidad que contribuye a deteriorar todo, desde las tallas de vestidos de mujer hasta las calificaciones de la universidad. Mmm, el columnists no es ¿neo liberal, del gobierno de Gaviria? La posición politica no se fija a través de los métodos (armas, discursos, o movilizaciones) si no a través de la ideología. Hay que mirarse de vez en cuando en el espejo.