Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Nobel, la música y el piano

Alfred Nobel, químico sueco, inventó la dinamita; pertenecía a una familia consagrada a crear y fabricar substancias y elementos para la industria. Sin embargo, Alfred fue el más destacado con su invento: la dinamita que le dio un giro a la manera de hacer la guerra, debido a su poder devastador.

 En realidad ese uso no estaba en las proyecciones de Alfred, que quería utilizarla con fines pacíficos y no de carácter bélico.

Obviamente un arma para la guerra, como ocurre en nuestro tiempo, genera grandes ganancias. La dinamita aumentó su riqueza, así acumuló una gran fortuna, calculada en más de treinta mil millones de coronas suecas. Alfred se convirtió en multimillonario. Años más tarde, él discurría sobre el papel nefasto de ese invento por su capacidad destructora contra el género humano y la convivencia pacífica. Le inquietaba ese complejo de culpa por el mal que su invento ocasionaba a la Humanidad.

Ese cargo de conciencia lo llevó a que en su testamento dejará indicaciones precisas para que buena parte de su riqueza fuese destinada a crear, en 1900, una Fundación Nobel destinada a premiar anualmente los mejores avances en las ciencias: química, física, medicina, fisiología, la literatura, la economía y la Paz; se crearon así los Premios Nobel. Alfred Nobel estudió en Rusia, siempre vivió en un ambiente de laboratorios y campos de experimentación donde el estallido de los explosivos debía ser lo que escuchaban sus oídos, esa era su música.

Por esa circunstancia cultural y profesional no incluyó en la lista de premios un Nobel para la música de igual categoría al Nobel de literatura. Qué interesante hubiese sido, si desde cuando entraron en vigencia los galardones del Nobel, se le hubiese otorgado uno de la música a tantos compositores, directores, pianistas, violinistas, sopranos, tenores y barítonos. A un pianista virtuoso como el chileno Claudio Arrau o a Daniel Barenboim, un violinista como Yehudi Menuhin, a María Callas, a directores como Arturo Toscanini, Herbert von Karajan, a Luciano Pavarotti y a tantos otros que bien lo merecían. Chile, la nación austral, no solamente tendría a Gabriela Mistral y a Pablo Neruda como galardonados, sino que ese formidable intérprete de Beethoven, el pianista Arrau, estaría en el triunvirato de los Nobel chilenos.

En el aspecto musical, por contraste con el invento de Nobel, muchos años antes Bartolomeo Critofori inventó el piano, que vino a constituirse en el reemplazó de el Clave. Instrumento este propio del período Barroco, el piano lo es del clasicismo y el romanticismo musical. El piano, según opinión de George Bernard Shaw, fue para la música lo que la imprenta de Johannes Gutenberg fue para la poesía y la literatura.

El piano, instrumento fundamental, permitió que genios como Wolfgang A. Mozart y Ludwig V. Beethoven lograran sus más excelsas composiciones. Y, más tarde, Franz  Liszt, Federico Chopin y Félix Mendelssohn. Liszt fue innovador, el creador de los conciertos para solista de piano. Liszt, a la manera de Luis XIV: “L’état c’est moi” también acuñó una frase: “Le concert c’est moi”, “El concierto soy yo”.

*Ex Director de El Universal. Académico de Número de la Academia Nacional de Medicina, de la de Cartagena y de la de Historia.

dmorond@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese