Indicadores económicos
2017-07-27

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-27

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 09:27

Marea max.: 12 cms.

Hora: 02:06

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-07-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4 -
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Nuestro desorden jurídico

Para poder aplicar la Constitución y para permitir que ella produzca como efectos principales el establecimiento de un legítimo orden, la satisfacción de los derechos individuales y colectivos y la realización de la justicia, es necesario que se la entienda por los operadores jurídicos como un sistema armónico de valores, principios y normas, que en su conjunto traza las pautas a las cuales deben someterse, en todos los niveles, las autoridades y los particulares.

Así, pues, los preceptos constitucionales no pueden regir de manera aislada, desconectados del sistema, ni los casos particulares pueden resolverse en contradicción con los postulados esenciales del mismo.

Si algo caracteriza la Constitución colombiana de 1991 es la consagración expresa de valores y principios, tanto en el preámbulo como en el articulado, llamados todos ellos a orientar la vida en sociedad dentro del territorio, y a unificar la interpretación y aplicación de sus normas y de las numerosísimas reglas contenidas en leyes, decretos, resoluciones, ordenanzas, acuerdos y otras disposiciones, que si carecen de un hilo conductor -como en muchas materias ocurre- pueden causar una verdadera debacle, en vez de introducir el orden indispensable para la convivencia.

Al respecto, cabe decir una vez más que la incesante producción de normas en los distintos niveles, desde los actos legislativos hasta los decretos de la alcaldía más lejana, nos tiene asfixiados, y que esa mole inmensa de preceptos, plasmados con filosofías distintas y con criterios divergentes, todos en vigencia en forma simultánea, está muy lejos de corresponder al ideal de un genuino orden jurídico en un Estado de Derecho.

Sobre eso es necesario que los órganos constituidos reflexionen, y revisen por tanto su tendencia a creer que todos los problemas de la vida social se solucionan produciendo nuevas normas jurídicas y atiborrando el Diario Oficial y las gacetas departamentales con estatutos y códigos que no se van a cumplir.

La Constitución, que es el fundamento de las competencias ejercidas y la norma de normas, como proclama su artículo 4, tiene que ser el obligado punto de referencia que permita introducir el orden en medio de semejante caos. De ahí la importancia de la tarea que durante estas dos décadas han adelantado tanto la Corte Constitucional como el Consejo de Estado y la Corte Suprema de Justicia, sin cuya doctrina en las áreas de sus respectivas jurisdicciones habría sido imposible sostener algo de sindéresis y razonabilidad en la práctica del Derecho.

Pero, desde luego, no todo lo pueden hacer esas corporaciones, lo que obliga a quienes participan en el diseño del sistema jurídico legal, reglamentario y administrativo a ejercer sus funciones dentro de un concepto responsable al momento de proyectar y de crear nuevos ordenamientos, la mayoría de los cuales, si se mira el panorama general del Derecho positivo vigente, no son indispensables. Muchos nuevos preceptos sobran, y otros -digámoslo con franqueza- incrementan el desorden ya existente.

¿No será mejor cumplir la normatividad en vigor, de suyo voluminosa?

*Expresidente de la Corte Constitucional

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

ME PARECE ACERTADO SU

ME PARECE ACERTADO SU COMENTARIO. SIN EMBARGO AQUI SE HACE TODO LO CONTRARIO BASANDOSE EN JURISPRUDENCIAS. DONDE LOS JUECES SE VUELVEN LESGISLADORES. ES EL EJEMPLO PALPABLE DE LA TUTELA QUE LE HAN QUITADO SU GENUINO PROTECTOR QUE ERA HASTA CONTRA SENTENCIAS QUE VIOLEN DERECHOS FUNDAMENTALES. Y ENTONCES BASADOS EN JURISPRUDENCIAS AHORA NO SE PUEDE CONTRA SENTENCIAS VIOLATORIAS. !VAYA AL CARAJO!

Como se le aclara la mente a

Como se le aclara la mente a algunos cuando dejan de ser, o cuando se pensionan, como tu, conozco a muchos que quieren seguir pelechando derechos aun que los mismos sean ilegitimos, esto lo cambiamos o lo cambiamos, ya vera joe