Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Nules y Morenos

Nule y Moreno son los apellidos más conocidos y más pronunciados en Colombia en esta época. Todos los días lo atinente a ellos constituye la noticia más suculenta para la prensa y hasta en los chascarrillos son el tema favorito de los bromistas.

No hay duda. El carrusel de la contratación de Bogotá está de moda, presentado como el asunto prioritario de Corte Suprema, Fiscalía, Procuraduría y Contraloría.

Funcionarios de la justicia y de los órganos de control aparecen y recogen dividendos con la publicidad desmesurada que se da a sus actos, a lo que se sospecha que van a hacer y al juego del preanuncio de sus decisiones. En este recorrido todo ha estado predicho, como si se obrara con un libreto organizado en tiempo, espacio y personajes. Negocio de la Fiscalía con los Nule, retorno al país de éstos con garantías aseguradas, caída del Contralor de Bogotá, sanciones de la Procuraduría, prisión de Iván Moreno por orden de la Corte Suprema, caída del alcalde Samuel Moreno, y ahora nos falta la pérdida de la investidura senatorial de Iván Moreno y la destitución y prisión del alcalde Samuel.

Los hechos invitan a reflexionar sobre si se trata de una ola verdadera de diligencia judicial, fiscal y de control, o si esta marejada es causada por la presión de algunos medios y el afán publicitario de algunos funcionarios. Si resulta ser lo primero, hay que regocijarse porque exista en Colombia una decidida tendencia a poner contención al desorden en el manejo público. Si lo segundo, pues debemos apesadumbrarnos porque se trata de justicia de corto plazo y medido alcance geográfico, institucional y político.

Con valores distintos, el caso de Bogotá es una simple muestra de lo que acontece en el país. Valga por ejemplo que como causal de suspensión del alcalde Moreno se aduce la demora en obras importantes, como la renombrada calle 26, arteria indispensable para la movilización en la capital. Si de aplicar verdadera justicia se trata, ¿se recetará la misma regla a la tardanza de Transcaribe?

Si de carruseles hablamos, creo que con distinto tamaño y ante distintos organismos ha ocurrido u ocurre otro tanto en los distintos departamentos y ciudades de Colombia. En general la contratación suele tener nombre propio desde cuando se concibe y ello obedece a una lógica política y administrativa: las licitaciones son preparadas a la medida del ganador predesignado, los comités evaluadores acostumbran obedecer directrices en el mismo sentido y los asesores del organismo público suelen ser los asesores del ganador predesignado. Sin escrúpulo por conflictos de intereses, los mismos personajes que merodean en el gobierno y que, en veces preparan las decisiones de gobierno, son los que elaboran las ofertas. Quienes presentan la solicitud redactan la decisión que la resuelve.

Por eso hay que pedir que Fiscal, Procurador y Contralor no estén luchando por la consagración pública como regeneradores tomando a Nules, Moreno y al Polo como cabezas de turco, sino que, con la misma energía y presteza, examinen lo que ocurre en otras latitudes. Bogotá es Colombia, pero no todo Colombia, y la justicia debe llegar a todos los rincones, incluido Cartagena, y no quedarse como privilegio de la capital.

Abogado – Docente de la Universidad del Sinú, Cartagena

hhernandez@costa.net.co

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Estamos de acuerdo. Ojalá sea

Estamos de acuerdo. Ojalá sea una actitud de justicia porque el Poder Judicial se independizó como lo establece la Constitución Política de Colombia y no política o politiquería o persecución y que no sea para Bogotá sino para toda Colombia y los ladrones de los dineros públicos a nivel nacional, departamental y municipal incluyendo distritos. LA CORRUPCIÓN HACE DE COLOMBIA UN PAÍS NO VIABLE.

De acuerdo en todo. Si cada

De acuerdo en todo. Si cada quien pusiera su granito de arena, dejando atrás su papel protagónico, el que ya es conocido por todos por sus antecedentes, tal vez marcharia mejor la cosa. Lastimosamente existen preacuerdos, eso se sabe, pero en tratandose de corrupción a gran escala se practica entre los que tienen conocimientos sólidos de la ley

y en razón de la justa

y en razón de la justa práctica del derecho están prestos a brindarle apoyo a todos aquellos que delinquen. Fíjese detrás de unos bandidos de estos hay un excelente abogado que no le importa quemar su nombre ni su prestigio todo por el signo $, ejemplo como se atrevió un abogado a sobornar para cambiar una version. Menos mal que lo tienen preso. Que sirva de escarmiento. Otros nombres saldrán, se olvidaran de los que usted anuncia.