Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Oposición, anti-yo del yo del Estado (2)

En este mismo instante, lector, cuando posas tus ojos sobre la presente nota, internamente te estás contradiciendo. No lo sientes, tampoco lo sabes, pero tu presurosa y correntona sangre que se mete por todos los recovecos de tu cuerpo; tu mente que piensa, tus agitados brazos que acompañan las palabras salidas de tu boca, tus piernas caminantes y tu pelo que desordena el viento, no lo dudes, son las fuentes de las contradicciones biológicas, anatómicas, sicológicas, motoras y de conciencia que te dan vida. Existes intelectualmente sin advertirlo, sin darte cuenta de lo vital que ocurre en ti mismo, como cuando vas al baño, orinas o defecas, excrecencias de tu yo usado que impensadamente repeles olfativamente, demostrando con ello lo sucio que convive con uno.

Incluso cuando esto escribo, estoy seguro de que en mí tales enfrentamientos se dan infatigables contra las paredes de mi existencia produciendo el tono cantado de las piedras cuando golpean. Por eso tú y yo vivimos, reímos, lloramos, pensamos, nos alegramos y padecemos gracias a las contradicciones internas de cada uno que nos dan la vida física, intelectual y ética, y, finalmente, sabemos de que gracias a ellas falleceremos, producto de la contradicción vida-muerte que pone término al camino que adelantamos. Sí, gritémoslo, perecer es el tapabocas que entre sí se dan nuestras contradicciones vitales y el silencio que prosigue.

Lo anterior tiene como fundamento la idea de que las contradicciones ocurridas internamente en cada individuo magnificadas se repiten dentro del Estado no para dividirlo y crear escisiones en su seno, sino para unificarlo, convirtiéndolo paradójicamente en un ente integral cuyos componentes primarios son el sí de las afirmaciones y el no de las  negaciones. En consecuencia, la unidad del Estado la forman los contradictores que debaten institucionalmente ideas, principios, fórmulas, propuestas, etc., nunca el besamanos de los llamados “frentes o unidades nacionales” con los que la oligarquía pretende ocultar las contraposiciones obvias pero dialécticas de la sociedad, hiriendo de muerte a la democracia que vive de las mismas. En la mente del viejo idealismo se fraguaba el imposible de que el pensamiento fuese único, inspirado en el bien, la verdad, la pureza, la fe, Dios, porque lo otro era diabólico. En fin era el dominio de la cultura divinizada, eclesial, religiosa dentro y fuera de la Iglesia, de hinojos siempre porque incluso estar de pie era estimado por muchos como acto irreverente y censurable. Como librepensador, que erguido permanezco siempre por ideología, estoy acostumbrado a dudar de los abrazos que políticamente se dan los partidos, supuestamente contrarios, cuando integran tales frente o unidades nacionales, porque sé que están destinados a romperse si son antípodas de verdad o, por el contrario, a fusionarse si tienen muchos puntos en común encubiertos hábilmente para que la gente no lo note.

Convencido de la que el anti-yo de la Oposición, es tanto como el yo del Gobierno, su par, no descansaré hasta convencer de que institucionalmente debe crearse y respetarse para que el Estado encuentre su punto de equilibrio democrático y muera el enfermizo afán de considerarla subversiva.



*Abogado, catedrático, ex Representante, ex Senador, ex Gobernador, ex embajador ante la ONU.



jangossa3@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese