Indicadores económicos
2017-04-27

Dólar (TRM)
$2.928,07
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.189,54
UVR, Ayer
$248,99
UVR, Hoy
$249,03
Petróleo
US$49,62

Estado del tiempo
2017-04-27

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 07:32

Marea max.: -8 cms.

Hora: 11:53

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-04-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Otra vez Macondo

Dentro de mis amigos más cercanos hay dos o tres, de ocupaciones e intereses dispares, que tienen en común el fervor de repudiar a Gabriel García Márquez. Uno de ellos lo denomina “el camaján con suerte”.

Aunque la inquina parece ser ocasionada por posiciones políticas del escritor, extendieron ese odio a su obra.

Yo por eso no he dejado de quererlos: a los verdaderos amigos se les acepta con opiniones contrarias y con defectos. Si no ¿dónde estaría la gracia de la amistad? En una ocasión, en medio de una euforia etílica, otro me dijo en tono descompuesto: “Ese tipo es un farsante y yo voy a dedicarme a desenmascararlo”. A sabiendas de que la discusión debía terminar allí, pues cualquier argumento se estrellaría contra tan obstinada furia aún insistí, en parte por lástima y en parte porque no me es fácil callar. Le hablé del poder de sus metáforas, de la poesía de su prosa, de lo privilegiados que somos al leer su obra en nuestra lengua. Pero en ellos el descontento contra su persona y opiniones prevalece como dogma intocable sobre las bondades de su arte, que desprecian. Parodiando a Borges, me pregunto: ¿Qué penitencia pagarán, que se castigan privándose del goce hedónico de leerlo? ¿A qué tanto ascetismo?

Hace poco volví a leer “Cien años de soledad”, con el pretexto de aprovechar la edición conmemorativa de las Academias de la Lengua Española. Abrí el libro y leí: “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento…” y a partir de esa bendita frase no pude despegarme de la lectura sin sentirme contrariado, y no pude acercarme al momento de retomarla sin un ansioso regocijo. Mientras tanto en mi mente explotaba de nuevo, con tanta fuerza como la primera vez, su prodigioso mundo.

Volví a caminar bajo el sol primitivo de Macondo, donde los gitanos revelaban noticias del mundo a los nativos asombrados; volví a recorrer la casa inmensa gobernada por Úrsula Iguarán y a visitar el cuarto de Melquíades donde no transcurría el tiempo; volví a ver el fantasma de Prudencio Aguilar con su tapón de esparto en la garganta; a contraer la peste del insomnio; a sufrir los rigores del diluvio; a morir extraviado con José Arcadio Buendía dentro de su sueño de cuartos infinitos; a sobresaltarme con la risa desbordada de Pilar Ternera; a padecer la exaltación guerrera del coronel Aureliano Buendía; a regocijarme con las comilonas asombrosas de Aureliano Segundo y Camila Sagastume; a vivir el éxtasis de la asunción de Remedios, la bella; a ver mariposas amarillas revoloteando alrededor de Mauricio Babilonia.

Vi pasar otra vez ese tren nocturno con los cadáveres de los obreros de la huelga bananera, y me volvió a sobrecoger el viento que arrasó todo, mientras las hormigas coloradas devoraban al hijo con cola de cerdo que Aureliano Babilonia tuvo con Amaranta Úrsula… Y volví a caer, deliciosamente subyugado, bajo el embrujo de esa prosa mágica, precisa, vigorosa, inimitable, y sentí de nuevo, como cuando descubrí a Dickens en una remota habitación de mi infancia, que la literatura puede llegar a ser un bálsamo de redención “in hac lacrimarum valle”. Y volví a sentir una profunda compasión por mis amigos antigarciamarquianos, a quienes sigo queriendo mucho.



*Médico y Escritor



mmo@costa.net.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese