Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-11

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-11

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 01:22

Marea max.: 28 cms.

Hora: 09:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Parábola de los Talentos

El evangelio de hoy* nos recuerda la necesidad de hacer fructificar nuestros talentos. Todas nuestras realidades son aprovechables como talentos, si las vivimos de acuerdo a las leyes de Dios y en unión a Él, se convierten en elementos de crecimiento personal y de contribución a la vida de los demás propiciando justicia, solidaridad, prosperidad, alegría, paz y amor.



Tenemos talentos de todo orden: físicos, intelectuales, emocionales, espirituales; talentos para relacionarnos con los demás, para la vida de familia, para el trabajo, para la amistad y para la vida en sociedad; talentos referentes a los recursos, bienes y servicios, al tiempo del que disponemos, los conocimientos, las destrezas, la voluntad y las virtudes y los valores que podemos afianzar en nuestro carácter. Las riquezas de nuestra fe, son los más grandes talentos a nuestra disposición.

También nuestras realidades difíciles, nuestros retos, nuestras dificultades, nuestras debilidades, nuestros problemas, vividos de cara a Dios, pueden ser talentos productivos para desarrollarnos interiormente y contribuir con los demás. Muchos de los santos más productivos, en influencia positiva en el mundo, aparentemente tenían pocos talentos, a veces muy mala salud, a veces muchas otras limitaciones, pero aprendieron la sabiduría divina, vivieron en comunión con Jesús y cualquier realidad que enfrentaran la ofrecían por amor a Dios y a los demás, y eso los hizo crecer como personas y muy fructíferos en obras. Muchos otros, gozaron de grandes inteligencias o dotes de diversas índoles y supieron también ponerlas a rentar en la economía divina con gran laboriosidad y todavía, aunque vivieron hace muchos años, el mundo recoge de sus buenos frutos.

Los talentos requieren desarrollo interno y se proyectan hacia los demás, hacen que nos enfoquemos en nuestras potencialidades, posibilidades, oportunidades y que las desarrollemos de manera armónica buscando el bien mayor, la felicidad eterna, encontrarnos con la posibilidad de llegar a Dios con las manos llenas de buenas obras a favor del bien, la justicia y el amor.

Trabajemos con disciplina, buscando la excelencia en los diferentes ámbitos de la vida para entregar lo mejor de nosotros mismos al servicio de los demás. Necesitamos ser conscientes de los grandes talentos con los que contamos y sepamos establecer prioridades: ¿Cuáles talentos son más importantes en cada momento y circunstancia de nuestra vida? ¿Cómo armonizar las necesidades de hogares sanos, alegres, luminosos, agradables, con el desarrollo de los talentos profesionales? ¿Cómo buscar el desarrollo del carácter a través de las virtudes para ser mejores personas, con más alegría y amor en el corazón, sembrando cosas positivas en los demás?

Para que nuestros talentos produzcan frutos seamos más conscientes de ellos y aprendamos a discernir cada decisión en el corazón, procurando actuar de acuerdo a lo que genere más bien de cara a Dios. Eso nos ayudará a ir creciendo en la virtud de la prudencia, la templanza, la fortaleza y la justicia, alineándonos con la fe, la esperanza y el amor.

Dándonos a los demás es como se multiplican con mayor fuerza los talentos, dice Benedicto XVI: “lo que Cristo nos ha dado se multiplica dándolo”.



*Mt 25, 14-30



judithdepaniza@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Judith, de seguro que tú no

Judith, de seguro que tú no hablas con tu padre, de lo contrario le indujeras a poner en práctica esos valores de los que nos hablas (talentos dices esta vez), no leístes ayer? (12 de nov 2.011), no hubo un sólo comentario a favor del escrito de tu padre; cuánto descaro, verdad?, según tu escrito, nada que ver con los talentos solidarios de tu padre, no mencionó a los otros socios: Hilsaca, Juancho García, Javier Casseres..., asociarse con delincuentes no es solidario...