Indicadores económicos
2017-11-20

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Pensar es independencia

Los Cabildos Populares del Bicentenario invitan a un balance colectivo del impacto de 200 años de vida libre sobre los y las cartageneras.

Heredan de los cabildos independentistas el interés en la libertad y prosperidad, pero más que una rememoración celebratoria proponen una revisión crítica del pasado y una apuesta hacia el futuro que construyamos entre todos.

Su título alude a la reflexión urgente sobre el papel de cada uno en hacer ciudad, y responde a la necesidad de formular juicios conjuntos sobre los avances y tareas pendientes, y el proyecto de ciudad que forjamos en la práctica cotidiana. Pensar es evaluar. También imaginar y compartir estrategias para transformar nuestras realidades. Actuar.

Es también un acto de amor. Reconocí en los estudiantes, gestores comunitarios, profesionales, padres y madres de familia que asistieron al primero de los cabildos, el pasado 14 de abril en la Institución Nuestra Señora del Carmen, el mismo amor conflictivo que le profeso a Cartagena. Sé que es mi ciudad porque me duele, me indigna, me provoca hacerla diferente. En una cultura del desencanto, exhaustos nuestros recursos y fe por el abuso privado de lo público, 100 personas hablando de cómo mejorar la ciudad es evento digno de notar. Los temas: ser ciudadanos, nuestra cultura política y nuestra participación en la defensa de lo público.

Como era de esperarse, nos quejamos de nuestra cultura electoral, de nuestra incapacidad para juzgar antes de elegir y de hacer responsables a los servidores públicos de la tarea que su nombre indica: servir al pueblo.

Nuestra cultura electoral es, sin duda, autodestructiva. Pero la prontitud con la que nos denominamos pésimos ciudadanos, me resultó sospechosa. Otro de esos prejuicios inducidos para el autodesprecio del abusado, responsable del golpe que otro le da. Costumbre de acusar al más débil de lo que todos sufrimos; de culpar al ignorante que no sabe cómo practicar su derecho y deber de votar, mientras toleramos al ladrón de cuello blanco que no solo vive del voto ajeno sino que acapara los recursos que todos aportamos. Recursos que deberían estar financiando una educación decente y garantizando la igualdad de oportunidades sin la que nunca seremos iguales en derechos.

Quedó claro que no se trata sólo de elegir bien o mal. Actuamos nuestra ciudadanía todos los días, en cada sendero por el que andamos, con cada esfuerzo hecho por cumplir con nuestro oficio, cada persona a la que le damos los buenos días, cada papel que tiramos al piso, cada abuso que efectuamos, cada pregunta que nos callamos y cada recurso que malgastamos.

Nos falta mucho, eso sí, para convertirnos en ciudadanos activos: hacer de la queja propuesta y de la denuncia acción; y educarnos los unos a los otros, aplaudiendo las buenas prácticas y actitudes, y rechazando a los que devengan de lo público—recursos, entidades, espacios, que nos pertenecen a todos y hay que defender como propios. El comienzo: participar.

El próximo cabildo discutirá las condiciones de formación y participación de niños, niñas y jóvenes en la Cartagena que somos, y en la que seremos. Vendrán otros, sobre diversidad, cultura, modelos de desarrollo, convivencia. ¿El propósito? mejor ciudad para el próximo centenario.

Más información y las actas de los cabildos en www.ipcc.gov.co

*Profesora e investigadora

nadia.celis@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

aun no se acaba la

aun no se acaba la esclavitud, quien puede decir que hay libertad. lo que hay es impunidad,para nadie es secreto el aumento de la miseria extrema, producto de la corrupción,

Comienza la profesora

Comienza la profesora escribiendo al estilo de Piedad Córdoba "...los y las cartageneras" finaliza con niños, niñas, pero es inconsecuente, después solo utiliza el género masculino. la investigadora confunde género d e las palabras con sexo, y las palabras NO tienen sexo sino GËNERO . Y por ello las extravangancias del discurso de género o el desconocimiento la hacen caer en el error. De vainas no utilizó @ como el genérico para hacer alusión a ambos sexos. La investigadora esta errada.

...y, ¿si Blas de Lezo

...y, ¿si Blas de Lezo hubiese sido vencido por Vernon....?; eventualmente pudo ser mejor.