Indicadores económicos
2017-07-26

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-26

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 08:48

Marea max.: 17 cms.

Hora: 01:12

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2 -
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Política anfibia

Mucho se ha dicho sobre la “oportunidad” en que debe convertirse el dinero para la reconstrucción de las viviendas de los colombianos que hace meses esperan la condolencia del gobierno para salir de su prisión de agua, y de los ladrones que esperan su propia “oportunidad” para inundarse los bolsillos.

Si para algo han hecho méritos los políticos regionales es para que sepamos que las necesidades de la mayoría no son su prioridad ni el dolor ajeno la fuente de su solidaridad, así que no podemos contar con su buena fe para que no se roben esa plata ni la usen como plataforma política. La cuestión es qué podemos hacer para evitarlo.

Si bien es cierto que a la hora de robar nuestros políticos compiten por el campeonato nacional, su feria de los recursos estatales no es producto exclusivo de su “genialidad” para delinquir, sino también de la complicidad de sus electores: los que aseguran el puesto para el primo, los que venden el voto por el sustento del día, los que sabemos y callamos.

Si ha de usarse este desastre como oportunidad, debe serlo para pensar en el problema de fondo: que la impotencia de verse bajo el agua y la frustración ante la negligencia de sus dirigentes, sirva para cuestionarlos, y pensar en quiénes elegir con base en propuestas concretas y un record decente. Que el dolor de los sumergidos sirva para reformar nuestra cultura política.

¿Cuándo empezaremos a pedirle cuentas a los servidores públicos, por lo robado y por lo no cumplido? ¿Cuándo asumiremos responsabilidad por nuestras elecciones? Por ejemplo, los concejales: ¿Para quién trabaja esa gente? A juzgar por sus decisiones, para ellos mismos, sus padrinos y favoritos; pero la verdad constitucional es que el pueblo los elige y paga con sus impuestos cada billete que se embolsillan. Y quién ha dicho que si yo contrato a un empleado y no hace su trabajo, y encima me roba, lo voy a elegir de nuevo. ¿Cómo es que cargos tan fundamentales en una sociedad no tienen como requisitos la honestidad y la eficiencia? ¿Cuáles son entonces: mezquindad y alevosía?

Esta coyuntura debe servir para pasarle cuenta de cobro a los responsables de que no se haya aprobado la construcción del nuevo sistema pluvial (empantanado en el concejo desde antes del primer aguacero), o de que la gente de Gambote estuviera viviendo en tal situación de riesgo. Porque ni la pobreza ni la corrupción son desastres naturales. Y eso lo saben bien muchos de los que hoy se las dan de caritativos porque se sacan del bolsillo que se llenaron explotándolo cualquier monedita para el pobre.

Dice Eduardo Galeano que el mal gana porque el bien no calcula. Va siendo hora de que el pueblo calcule. La única manera de que los insaciables detengan su embestida es si cesa la impunidad, si se les vigila, juzga y se les hace responsables negándoles los votos.

Y denunciándolos, pues también es hora de reivindicar como práctica de ciudadano responsable la “sapería”. Ese cuento de que si uno abre la boca cuando ve fregar al otro queda mal por “sapo” sólo les sirve a maridos infieles y ladrones de toda ralea. Es más, el silencio los multiplica. Es el que se arriesga a denunciar quien necesita nuestra protección.

La única forma de que esos recursos se salven es con veeduría ciudadana. Así que a fuerza de vivir bajo el agua, ojalá aprendamos todos a “cantar” como anfibios.

nadia.celis@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese