Indicadores económicos
2017-09-21

Dólar (TRM)
$2.893,18
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.473,84
UVR, Ayer
$251,69
UVR, Hoy
$251,70
Petróleo
US$50,41

Estado del tiempo
2017-09-21

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 0544

Marea max.: 17 cms.

Hora: 1224

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Pronóstico reservado

Si alguna iniciativa buena tuvieron los constituyentes de 1991 fue la de mejorar nuestro modelo de Justicia articulando una Rama Judicial moderna y ampliada con un Consejo Superior de la Judicatura, una Corte Constitucional, una Fiscalía General, una Defensoría del Pueblo y acciones como la de tutela, las populares y las de cumplimiento, que garantizaran los derechos fundamentales del ciudadano.

Hubo rayos y centellas contra el modelo dentro de la misma Rama: la Corte Suprema no se resignó a quedar como tribunal de casación y con su liderazgo disminuido ante los demás poderes, a pesar de que una sentencia suya fue la que autorizó la convocatoria de la Asamblea Constituyente, cuya plenaria aprobó un articulito –también tuvo el suyo– que dejó sin control constitucional la Constitución que debatía. Ni lo presintieron los honorables magistrados, y se aguantaron las ganas de enterrarla tal como habían enterrado las reformas de 1976 y 1979, pues modificaban el régimen anterior de la Rama.

Antes del modelo 91 de Justicia los Jueces estaban sujetos a lo que el Gobierno y el Congreso les apropiaran. Tenían independencia para fallar, pero no para funcionar. Ahora hacen y ejecutan su propio presupuesto, elaboran su plan de desarrollo, reorganizan el mapa judicial y perfeccionan la formación de los magistrados y los jueces. En fin, tienen recursos y mecanismos para ser más dinámicos y eficaces.

¿Por qué, entonces, tantos choques de trenes y tantos celos de protagonismo?

Porque los magistrados de las dos Cortes y los dos Consejos no siempre están dispuestos a respetar el reparto de las competencias constitucionales y no acomodan en los vuelcos normativos un cambio de mentalidad concomitante. Por eso los tres últimos presidentes –con visión errada– han considerado que la solución es una contrarreforma. Pastrana y Uribe fallaron en su propósito, y Santos la intentará, en parte por medio de acto legislativo y en parte por medio de leyes ordinarias, a partir del próximo 20 de julio.

Pero el problema no es de instituciones sino de gente que no da la talla, o que, teniéndola, la derrochan en la penosa deformación de su labor juzgadora. El modelo no es responsable de que una sala del Consejo de la Judicatura ponga la tutela al servicio del Gobierno que ternó a sus integrantes, ni de que éstos hagan granujadas para jubilar con sueldos de titulares a los magistrados auxiliares en encargo. Tampoco pueden achacársele al modelo las intrigas, egoísmos, lenidades y cochambres dolosas en una planta de funcionarios y empleados que pasa de los 23.000 vinculados.

Que el aparato judicial sea susceptible de reformas complementarias, o de innovaciones indispensables, no se discute ni se niega. Lo mejorarían, sin la menor duda, y se taparían muchísimos baches. Pero más por los lados del acceso a la Justicia, de los procedimientos rápidos y expeditos, de la descongestión de los despachos, del trabajo interdisciplinario y de las formas alternativas de reconocimiento o negación de los derechos.

Si la Gerencia ideada por el Ministro Vargas Lleras y su equipo llegare a caer en manos de un cacique político, no hallaremos, como el genial Quevedo, cosa alguna en que poner los ojos que no sea el recuerdo de un desastre.

*Columnista

carvibus@yahoo.es

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese