Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Pruebe con el Cauca, Presidente

No es la confrontación de los ejércitos cuanto determina y hace posible la guerra. Son decisiones y afirmaciones de carácter político, en primer término, las que hacen de las confrontaciones armadas el hecho violento, cruel, de despojo, sometimiento y exterminio de población humana, bienes económicos y recursos de toda índole, de cuyo uso y disfrute deriva el hombre bienestar.

En pos de controlar o apropiarse un territorio, recurso humano o económico, la guerra obedece a razones eminentemente políticas y cuanto persigue es el mantenimiento, el cambio o la transformación de relaciones de poder, el dominio y usufructo de este y la apropiación y dirección del aparato político y sus derivados económicos, culturales, sociales y humanos.

No gratuitamente Clausewitz, que algo debía saber de ella, no tuvo empacho en afirmar, a lo mejor en el fragor de los combates del ejército prusiano, que, y sin menoscabo de la validez de tal predicamento, “la guerra no es más que la continuación de la política por otros medios”.

Y si, en procura de un estado de equilibrio político y social, deseable y necesario en la comunidad humana, quisiéramos tomar partido por la paz como hecho antitético de la guerra y no menos político, bien valdría optar por la alteración de la fórmula de Clausewitz y procurar que en ella concurran todos aquellos factores que se contraponen en su búsqueda e impiden su beneficio.

O, alterando la ecuación, también podría predicarse que cuando no hay políticas de Estado que morigeren los protuberantes desequilibrios generados por desigualdades sociales de todo orden que, a su vez provocan los conflictos interiores que desembocan en confrontaciones que devienen en guerra, caso colombiano, lo mejor es concebir y promover la paz como desarrollo y perfeccionamiento de la guerra por otros medios.

Y de eso se trata para esta sin salida del conflicto colombiano, cuya específica localización geográfica hace más sugestivo y factible experimentar un proceso de paz desde la guerra, el cual no excluye, desde luego, el componente militar como elemento inherente y de carácter disuasivo entre los bandos enfrentados que, en el caso del Cauca, no son solo los ejércitos regulares del Estado y el conformado por las guerrillas de las FARC.

Hay una tercera fuerza con un gran peso, la de los indígenas, enfrentada de manera coherente, tanto en lo étnico como social y político, a uno y otra de las que pretenden imponer su dominio sin caer en cuenta de que la territorialidad sobre la cual se mueven sus ejércitos les es adversa por todos los flancos y por igual sus habitantes ancestrales los rechazan.

Una estrategia que, dada la condición de minoría étnica de los indígenas del Cauca, favorece la atención solidaria de la opinión pública nacional e internacional hacia su causa y lucha por la recuperación de sus territorios ancestrales e instauración de un modelo de convivencia acorde con su cosmovisión, cultura, territorio y creencias.

Nada de Caguán, o cosa parecida, va a ocurrir con el Cauca si el presidente Santos se atreve a la filigrana de negociar un proceso de paz desde la guerra.

Eso sí, para nada tiene que pensar en Uribe y su taifa de conspiradores. Y ser menos ingenuo con la cúpula militar que este le impuso.



*Poeta



elversionista@yahoo.es

@CristoGarciaTap

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese