Indicadores económicos
2017-11-18

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-18

marea

Marea min.: -5 cms.

Hora: 02:19

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:09

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 06 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

¿Puede legislar la Corte Constitucional?

Resolveremos consultas de estudiantes de este consultorio, quienes se preguntan cómo la Corte Constitucional puede ordenar al Congreso que legisle sobre la adopción de menores por parte de parejas homosexuales, en contra de lo que la misma Constitución indica.

Lo que aquí se tratará nada tiene que ver con posturas ideológicas de quien escribe, pero se intentará analizar la norma constitucional, y sacar conclusiones.

El 25 de abril, El Tiempo publicó una noticia que se veía venir, ya que luego de reconocerle a las parejas gays derechos de igualdad en cuanto a sustitución de pensiones, seguridad social, visitas conyugales en cárceles, y reconocimiento de uniones maritales de hecho, seguía el derecho a la adopción por parte de ellos. Estos derechos, que nacen de la igualdad de los derechos de las personas, se basan en una norma constitucional fundamental, y fueron reconocidos por equidad, la cual no es distinta a la justicia, sino que sirve para adaptar un aspecto abstracto y genérico de la justicia a un caso concreto, preservándose la proporcionalidad de derechos.

La Corte en este caso no legisló, sino que extendió el concepto de igualdad ya existente, al caso. El artículo 42, Superior, discutido, dice que la familia se crea por vínculos naturales o jurídicos, ya sea por la libre decisión de un hombre y una mujer, de casarse o de unirse responsablemente. Por ninguna parte se deduce que la pareja familiar en Colombia, legalmente, puede ser entre dos hombres, o entre dos mujeres, lo que con claridad meridiana refiere la singularidad de personas y la pluralidad de sexos. Es una regla importante sobre la interpretación de la ley, y predica que cuando el sentido de la norma es claro, no se desatenderá su tenor literal a pretexto de consultar su espíritu, y se observa que este no es el caso de la norma mencionada.

Suponiendo que la Corte hubiese querido aplicar la equidad a este caso concreto, se hubiera necesitado que: la norma fuese oscura, insuficiente o contradictoria; que al aplicarla se hubiere producido una desigualdad jurídica, o ausencia de proporcionalidad; o que esa desigualdad no haya sido querida expresamente por el legislador. Vemos que lo que la Corte pretende, no se circunscribe a ninguno de esos casos.

Esta Corte tiene dentro de sus funciones solo la de atender demandas de constitucionalidad; decidir sobre la constitucionalidad de las normas; decidir sobre normas que expide el ejecutivo relacionadas con decretos de Estados de Guerra, de Conmoción Interior, de Emergencia, y otros asuntos, pero jamás concede la Carta Magna a ésta, la facultad de legislar, y menos de dar órdenes al Legislador para que haga lo suyo, y peor aún, yendo en contra de lo que la misma Constitución ordena, es decir, que ésta corte ha sobrepasado sus funciones al no guardar la integridad y supremacía que se predica sobre sus competencias.

Ya decía Montesquieu: “dejad que el poder, contenga el poder”, al referirse a que en una república constitucional, como nuestro caso, esto se logra dividiendo el poder estatal y oponiendo las partes respectivas, para que se refrenen recíprocamente. La Corte Constitucional está rompiendo ese refreno recíproco, y el constituyente primario debe ser convocado para frenarla.



*Directora Consultorio Jurídico y Centro de Conciliación - U- Libre de Cartagena.



tbarrozo@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Ah, ¡qué fresco!, un análisis

Ah, ¡qué fresco!, un análisis de sentido común y conocimiento.
Pero la Corte Constitucional no se da por enterada de nada de esto. Ella legisla, y lo seguírá haciendo, también porque los otros poderes no tienen fuerza para oponérsele -y se hacen los desentendidos, quizá también en el fondo apoyen sus decisiones-. En fin, que la Corte Constitucional se ha convertido en la mayor violadora de la Constitución de Colombia.

Magistral. Tan claro como el

Magistral. Tan claro como el sol. Lo que sucede, por un lado, es que la Corte Constitucional, poco a poco, se ha ido arrogando facultades que no le competen, y el Poder Legislativo, que en este caso debería ser el Poder que controle al Poder, según la muy bien traída cita de la articulista, por tener a una buena parte de sus miembros en una situación sub júdice, no se atreve a reclamar sus fueros, Con lo cual, se produce el adefesio inconstitucional de que los jueces se han convertido en legisladores.

Empírico en esto de las

Empírico en esto de las leyes, pero sí un estudioso de ellas cuando se requiere, colijo lo mismo que la columnista. Incluso, me atrevo a afirmar que muchos otros sin mayores conocimientos tienen claro lo que dispone la CN sobre igualdad y sobre lo ques es una familia, solo los magistrados no lo entienden así.