Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-17

Dólar (TRM)
$2.935,96
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.110,35
UVR, Ayer
$242,56
UVR, Hoy
$242,61
Petróleo
US$52,24

Estado del tiempo
2017-01-17

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 22:27

Marea max.: 3 cms.

Hora: 15:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-01-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Querella de un hincha

Para saber en dónde están Madrid y Barcelona tenemos que consultar un mapa de España.

No obstante, nos proclamamos hinchas de los oncenos que tienen su sede en esas ciudades y seguimos, a través de la televisión, las incidencias de los encuentros en que participan. Nunca esperamos una derrota. Cuando así ocurre, experimentamos pesar, mayor al que sentimos cuando a la selección la vapulean, no porque hayamos dejado de quererla, sino porque como a sus volantes se les olvidó hacer pases para que los delanteros anoten, erigimos al Barça y al Real Madrid en los tótem que necesitamos adorar.

No faltará quienes afirmen que esta situación es consecuencia de la globalización. Pero esta apreciación evita analizar la realidad y oculta la frustración que produce que entre nosotros ya no haya equipos con fondo para sostener la solidez de sus líneas. Se desmoronan, a pesar de la rutilancia de sus figuras, de una fecha a la otra, enseñando a la mitad del torneo la falta de cohesión y control para imponerse de principio a fin. Por eso no convocan y, como ocurre en los hipódromos, los campeones son los que se engranan al final. Pero son triunfos que no garantizan la superioridad del campeón.

La evidencia se percibe en las campañas de Once Caldas, Deportes Tolima y Junior. Este, al momento de escribir esta nota, lidera su grupo en la Copa Libertadores de América, pero está por fuera de la élite local. En cambio los otros, que comandan aquí, fueron eliminados de la contienda continental, por lo que nos ha caracterizado en los últimos tiempos: falta de enjundia e incapacidad para definir. A pesar de la irregularidad de sus campañas, entrenadores y jugadores dan parte de satisfacción, olvidando que los aficionados se resienten de tanta indolencia y mediocridad. De ahí las graderías sin hinchas.

Pero el comportamiento de los empresarios también incide en los resultados adversos. En ocasiones se les advierte desinterés por el bienestar de los oncenos. Poco importa estar por fuera de la legalidad al contratar, ni omitir el pago de salarios a los jugadores. Sin embargo les exigen victorias y posiciones de vanguardia. El caso más reciente lo protagonizó el Deportes Quindío, cuyo plantel se negó a participar en el encuentro contra Millonarios, lo cual no fue óbice para que un equipo de aprendices fuera llevado al sacrificio, burlándose de los profesionales e irrespetando a los espectadores.   

Todo ocurre porque las autoridades, a pesar de los anuncios de los jugadores y la vocinglería de los periodistas deportivos, intervienen solo cuando los abusos que originan las crisis amenazan la concordia que debe imperar dentro de un equipo.

De estos descuidos provienen los desencantos de los hinchas que entendemos que los equipos deben ser organizaciones que generen utilidades y en donde primen orden, entendimiento y cordura. Eso lo percibimos en los oncenos de afuera, en especial el Barça y el Madrid, que además nos dan satisfacciones, no sólo por la precisión y rapidez de sus integrantes en el terreno, sino por el entusiasmo con que entran a revalidar sus logros, de modo que cada gol que anotan nos permite transitar por el horizonte para disfrutar con ellos.

*Abogado y profesor universitario.

noelatierra@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Nuestro fútbol es tan

Nuestro fútbol es tan mediocre que nunca más clasificaremos a un mundial. Eso póngale la firma.
De otra parte, aqui cualquier equipito puede ser campeón. No existen equipos competitivos, no hay inversion en jugadores de calidad. Mire usted un partido de fútbol por tv de la liga colombiana. Parecen equipos de barriada. Que porquería, que tristeza y que falta de respeto con el aficionado.