Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Relojes y Facebook

El genial Benjamín Franklin parece que fue quien primero habló de “time is Money”. Frase que ha sido retorcida para justificar el capitalismo salvaje. Después los economistas hablan de tiempo y movimiento, dando origen a teorías ramplonas que aplauden el trabajo, la empresa privada y la eficacia.
El tiempo nos hipnotiza. Nos da miedo cuando no lo hemos aprovechado intensamente, como el agua que se nos va entre las manos. Hemos escuchado la patética confesión de algún anciano: “esto se ha ido muy rápido, hace poco era un ‘pelao’ y ahora estoy en la cuarta edad”.
El tiempo está ligado con vivencias, recuerdos y sueños. Los recuerdos nos persiguen a los viejos, pero seguimos soñando, así el precio a pagar sea la tontería. De todas maneras la búsqueda del tiempo perdido también es una novela inmensa, en todo  sentido. 
Los relojes de sol y de arena cumplieron su misión en el amanecer de la historia. Después, con los relojes como instrumentos científicos, se pasó de lo ornamental a controlar la vida en sociedad.
El reloj se convirtió en el nuevo esclavista de la humanidad, en el nuevo poder, la nueva organización y la jerarquía que ha regido el mundo. Es circunstancia frecuente en la historia, que una civilización desarrolle el mecanismo que posteriormente será usado para su  tortura. El reloj representa un elemento importante en el despotismo mecánico que padece el hombre moderno.
El tiempo, al equipararlo con el dinero, ya no pasa sino que se gasta. Tiempo y dinero se unieron en torno a una ética del trabajo y se asimilaron mutuamente. No utilizar el tiempo en actividades productivas empezó a ser considerado igual a perder dinero. Aberrantes fenómenos del movimiento.
Pero cuánta vaina, al miedo que ha producido el tiempo, hoy lo remplaza otra opresión. Cuando estamos abigarrados en las ciudades nos sentimos más solos. La tragedia del hombre moderno es la soledad. Parece un contrasentido que se necesite tanto la compañía de los demás, cuando la concentración de la población es asfixiante.
La tragedia del ser humano es no soportarse a sí mismo. Parece que sus ideas y angustias tiene que compartirlas. No puede con ellas. Lo atropellan y maltratan. Este problema se hace palpitante cuando pretenden combatirlo con el internet. Ese nuevo amo y señor del tiempo, determina actitudes y deseos. En un sitio web que llaman Facebook, muchos piden “amistad”, confiesan intimidades, y se cuentan chistes flojos. El asunto es no estar a solas consigo mismo. No obstante cuando la inteligencia artificial ejerce su tiranía hay otros peligros.
Computadores, celular y reloj se parecen en otros aspectos. Son los predilectos en los atracos. El reloj tiene una ventaja, que no lo dejamos olvidado en cualquier parte. El celular todavía no tiene esa condición, pero también hay que ver cuántas indiscreciones y complicaciones causa, para no hablar del Facebook.


*Abogado, Ex Gobernador de Bolívar y Ex parlamentario.


augustobeltran@yahoo.com
 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese