Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

A repensar las ciudades

A las grandes ciudades colombianas las caracterizan dos situaciones igualmente preocupantes: su crecimiento desbordado y su falta de identidad.



Definitivamente los crecimientos poblacionales que se han experimentado en los últimos lustros, unido a los fenómenos de la desbordante migración, nos permiten observar un incremento poblacional para el cual no estamos preparados. No es sólo el comportamiento de la natalidad, que sigue por encima del 3%, alta en cualquier país, sino esa corriente migratoria que atrae gentes de todas las latitudes y que llegan a demandar vivienda y servicios de toda índole, siendo esos requerimientos muy superiores a las posibilidades de cualquier urbe.

Esta situación hace que las ciudades avancen en medio de una enorme cantidad de problemas, en donde las autoridades encargadas de atender las necesidades, solamente les queda tiempo para encargarse de lo inmediato y no para planificar, para concebir y desarrollar escenarios futuros y para prever lo que realmente se quiere y se ajusta a los dictados de la lógica y a los requerimientos de lo óptimo y deseable. Lo que hoy vemos, nadie en el pasado lo hubiera querido desear.

Las ciudades que en otros tiempos fueron amables, organizadas y acogedoras, hoy ya no lo son y lo que suele caracterizarlas en los actuales tiempos no es otra cosa que el caos aterrador en medio del desconcierto ciudadano y de la incapacidad de atajar el estado de cosas, que producen depresión y un sentimiento incontenible de frustración y de impotencia. Encontrarse con esta realidad diaria genera sin duda un malestar que produce tristeza frente a todo lo que se ha perdido y frente a todo lo que se ha dejado de hacer.

Las ciudades colombianas han perdido su identidad, ya no exhiben sus atractivos de otras épocas y los problemas afloran en tal magnitud, que no es posible preservar la calidad de vida de los ciudadanos: el desorden se combina con altos niveles de inseguridad y los espacios amables que con tanto honor se forjaron, se pierden definitivamente. Por otro lado, los líderes parecen ser inferiores a sus responsabilidades y a sus retos; el pensar en las próximas generaciones supone ser una cosa de la literatura o de simples soñadores desubicados y extraviados. Las propuestas de turno pareen ser fugaces destellos de campaña que se pierden en el infinito.

Observamos unas embarcaciones sin rumbo, en donde la fuerza de los vientos hace que ellas naveguen sin rumbo y que la travesía sea tortuosa, desagradable y trágica. Además sin destino cierto y cobijadas por una incertidumbre en donde nadie atina a develar qué es lo que realmente está sucediendo.

Se requiere un sacudón urgente de la clase dirigente, generar una conciencia que acepte definitivamente que lo que se ha hecho ha sido insuficiente y en muchas ocasiones equivocado; que lo que hay que hacer requiere de esfuerzos muy superiores y que esas energías que se necesitan hay que encontrarlas ya, para que los cambios sean, como decía el Presidente Mitterrand “aquí y ahora”.



eduardodurangomez@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese