Indicadores económicos
2017-10-18

Dólar (TRM)
$2.944,27
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.462,16
UVR, Ayer
$251,97
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$51,88

Estado del tiempo
2017-10-18

marea

Marea min.: -2 cms.

Hora: 03:42

Marea max.: 21 cms.

Hora: 10:28

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Respeto al consumidor

Desde el siglo 19, la economía política explicó el misterio del comercio en las economías de mercado. Hoy suena a lección elemental: la inversión de capital exige que éste retorne incrementado como contraprestación al riesgo. No basta, en el caso de la manufactura, la producción de bienes.

Éstos tienen que cambiar de mano, durante la actividad comercial, del productor al vendedor quien los consumirá. La crisis del 29 del siglo pasado mostró una gigantesca superproducción que no pudo venderse, las bodegas se llenaron de inventarios y el ciclo económico colapsó.
El siglo 20 ha sido el siglo de mayor experimentación de estrategias orientadas a retardar la recesión. El mundo vio surgir técnicas sofisticadas para consagrar el consumismo como sueño de la humanidad y para reestructurar el proceso productivo con el fin de impedir el crecimiento exagerado de los inventarios.
La innovación apareció de la mano del diseño industrial y el diseño gráfico, del mercadeo y la publicidad por un lado. Desde la segmentación del mercado y del producto hasta el retardo del inicio de la producción al momento mismo de la compra, por el otro. Si el consumidor compra un computador por teléfono o Internet, una vez terminada la transacción el aparato se ensambla, empaca, transporta, hasta llegar al hogar del comprador. Éste ha sido inducido a tener confianza al comprar ante una máquina o una extraña voz de un call center. Y luego le puede seguir, paso a paso, la ruta a su compra desde los más recónditos lugares del planeta hasta su hogar donde llega días después.
Todo eso ocurre en medio de la invención y reinvención continua, sin parar, de productos y procesos a la par que se estimula la ampliación de la productividad.
En Cartagena ocurren casos en contravía de esta tendencia. En ciertos grandes almacenes, algunos también de cadenas multinacionales, desconfían del consumidor y se obstaculiza que el producto cambie rápidamente de mano, y que pase rápidamente del stand al hogar.
Luego de depositar los artículos en el carrito, el comprador es sometido a filas largas antes de pagar, mientras el mayor número de las máquinas destinadas a cumplir esta función no tienen operario. Permanecen desocupadas, como si estuvieran también a la venta.
Pero la incomodidad no termina con esto: al salir del almacén, un uniformado lo detiene para revisar la tira impresa del pago y constatar con una mirada rápida que en las bolsas sólo lleva lo cancelado. Quien hace esto es una persona que también es sometida a la misma requisa cuando se convierte en comprador.
La confianza es destruida, y en un mundo sin barreras para el comercio se recurre a la peor de las técnicas para garantizar la seguridad. Y se puede constatar que las mismas marcas nacionales no tienen esta práctica en otros lugares del país. Mucho menos lo hacen en sus países de origen las cadenas internacionales. ¿Alguien se imagina a los franceses si son sometidos a esta condición?
Es tiempo de respetar al consumidor y de recordar las lecciones elementales de la economía de mercado. A esta ciudad no se le aporta con esas prácticas. Habría que aprender de la costumbre en los barrios basada en la confianza recíproca.

*Profesor universitario

albertoabellovives@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente nota . Comprar en

Excelente nota . Comprar en Carrefour , en Home Center, en algunas Olimpicas, y Exitos , es un calvario . Si uno necesita quien lo asesore en la compra tiene que aguardar 20 o 30 minutos para que lo atiendan y despues, para pagar , generalmente hay colas larguisimas pues generalmente hay 6 9 7 cajas pero , solo en dos o tres hay cajeros . Todo esto lo hacen estos almacenes para ahorrarse unos cuantos pesos en salarios . A veces es mejor comprar en almacenes pequeños