Indicadores económicos
2017-04-27

Dólar (TRM)
$2.928,07
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.189,54
UVR, Ayer
$248,99
UVR, Hoy
$249,03
Petróleo
US$49,62

Estado del tiempo
2017-04-27

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 07:32

Marea max.: -8 cms.

Hora: 11:53

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-04-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Sacúdase, alcalde

En las entidades territoriales ha surgido la creencia de que con la Constitución de 1991 los departamentos y los municipios adquirieron independencia.

Anden despacito los ilusos: la descentralización lo que nos trajo fue mayor autonomía, que es una noción diferentísima, y acceso a recursos transferidos para invertir. Pero el tutelaje del centro aún existe, y traza rayas por las que pelea a capa y espada.

Esa falsa creencia ha dado lugar a que ciertos gobernadores y alcaldes se sientan monarcas en cada choque con las autoridades nacionales y olviden que la insolencia puede acarrearles trabas con el Sistema General de Participaciones y el Fondo de Regalías. De manera que el cuento de que Luis XIV tiene réplicas en Colombia hay que analizarlo con más mollera que vanidad.

Tenemos dos casos que agrian las relaciones entre los gobiernos de Terán Dix y de Santos: el contrato con la Sociedad de Mejoras Públicas para la administración de los monumentos nacionales y el nombramiento del nuevo gerente de Transcaribe. La Presidencia de la República, los ministerios y los entes descentralizados del orden nacional conservan competencias que autoridades de más bajo rango no pueden regatearles so pena de despeñarse.

Por eso, los ministros de Transporte y Cultura reaccionaron, también, defendiendo sus territorios. El uno, regañando en términos ofensivos; la otra, amenazando con reasumir sus facultades. Lo aconsejado, entonces, es distinguir entre Dios y el César, y actuar con la prudencia que el ejercicio del gobierno exige, porque a lo que dispongan la Constitución y las leyes hay que sumarle un estilo humano concomitante con las responsabilidades oficiales.

Pero aparte de la sujeción a la Constitución y las leyes, y del estilo humano de cada funcionario, las administraciones públicas no pueden prescindir de una característica indispensable: la coherencia. Sin coherencia no hay conexión de propósitos ni lógica para conseguirlos. Con coherencia, en cambio, los gobernantes dirán lo que piensan para que las cosas dichas y pensadas se concreten y no se diluyan en una hojarasca de alardes y tropezones.

En un Estado democrático moderno la participación es un valor superior. Es un derecho ciudadano basado en que la gestión de los negocios públicos siempre puede ser mejor, y en que nada en una relación política es producto de fuerzas sin contención. El nuevo orden de convivencia se asienta en unos postulados que todos –con los gobernantes por delante– estamos obligados a respetar.

Atender el propio solar es lo prioritario para un alcalde, a fin de que no tenga que cambiar de gabinete cada tres meses, ni ver cuestionado su Plan de Desarrollo, ni incurrir en coincidencias burocráticas con un solo grupo político, ni sorprenderse de que la opinión que lo aclamaba se queje de que vacila más de lo que define.

Nuestro alcalde anda sacrificando su capital a los factores de presión que cercan su zona de poder. Lo advertimos porque es mejor amigo el que protege disintiendo que el que adula merodeando, y Terán está a tiempo de revisar su estrategia y recuperar la consistencia de su fuero.

Confiamos en que la recomposición de su equipo sea el primer paso en esa nueva dirección.



Columnista



carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

El ministerio de Transporte,

El ministerio de Transporte, el ministerio de la Cultura y la Alcaldía Distrital de Cartagena de Indias, pertenecen a lo que es de César,es decir al poder terrenal, ninguno de los tres entes pertenecen al dominio de Dios.
Los tres están ubicados en el poder ejecutivo, con la diferencia que los dos primeros estamentos son del orden nacional mientras que el último es de orden Distrital. Los distingue es su jerarquía en el entorno de su estructura de gobierno centralista.
Por lo tanto, Dios no tiene partida en éste asunto, su reino no es de este mundo a menos que se considere a Juan Manuel Santos Calderón, "Dios".