Indicadores económicos
2017-11-24

Dólar (TRM)
$2.982,73
Dólar, Venta
$2.833,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.533,93
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$57,97

Estado del tiempo
2017-11-24

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 17 cms.

Hora: 15:12

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.3 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 28 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
7 - 8
Motos
S/M

Discutir

Las sociedades y los ciudadanos maduran en la medida en que aprenden a discutir. Hermosa palabra: discutir. En una de las acepciones, significa “examinmar atenta y particularmente una materia.” En otra, “”disipar, resolver.” Y en la tercera: “contender y alegar razones contra el parecer de alguien.”



Sin discusión no hay vida social pero para que haya vida social más o menos armónica hay que aprender a discutir. Vivir en sociedad es aceptar el acuerdo y el desacuerdo con nuestros semejantes; es preguntar y responder; proponer y replicar. Se discute en la familia, en la escuela, en el vecindario; se discute en los tribunales y en los medios de comunicación.
Discutir: alguien habla, otro escucha y responde. Para “alegar razones contra el parecer de alguien” hay que escuchar pero también comprender. Comprender “el parecer de alguien” no significa estar de acuerdo, pero para estar en desacuerdo hay que escuchar a quien habla. El aprendizaje de la democracia debería incluir el aprendizaje de la discusión como una forma superior de la comunicación.
Creo que cada día que pasa hay más gente que aprende. De no ser así, la humanidad caminaría hacia el infierno. Y el más eficiente de los instrumentos de aprendizaje es la educación. O lo que Freud llamó “la cultura”: un instrumento que domestica y regula “el instinto de muerte.” En ninguno de sus escritos lo encuentra uno más esperanzado que en “El porvenir de una ilusión.”
Pero no hay que ser demasiado optimista: mucha gente recibe educación (pasa por colegios, pasa por universidades) y nunca aprende a vivir en sociedad. Vivir en sociedad es dialogar y discutir. Crecen y mueren envenenados por la irracionalidad de sus pasiones, aguijoneados por sus frustraciones, “estrilando” en un lenguaje que no aprendieron a usar.
Hace poco fui a la fiesta de cumpleaños de un amigo. No éramos muchos. Trece. Pasados los saludos y felicitaciones, vi que en la sala se formaban tres grupos. Hablaban de temas distintos. El único que no hablaba en grupo era yo porque esperaba interesarme en un tema. De repente, se formó un cuarto grupo, con otro tema, por supuesto. Y se volvió más difícil mi elección: no sabía exactamente cuál era el tema de cada grupo, aunque sospechaba que nos habíamos reunido “para hablar”.
Pasó el tiempo, pasaban los tragos, pasó la comida. Llegó un momento en que no pude entender de qué hablaban porque lo hacían a gritos, sin violencia, pero a gritos. Se veían sin embargo contentos. Entendía las palabras, muchas palabras, pero no comprendía el sentido que tenían en las discusiones. Alguien hablaba de cocos y otro le respondía con papayas; una defendía su derecho a abortar y otra le replicaba que las mujeres tenían derecho a acostarse con los hombres que quisieran.
Todo el mundo, al terminar la fiesta, felicitó al anfitrión. “Chévere”, dijo uno. Otro ponderó la comida y los tragos. “Deberíamos reunirnos más a menudo”, añadió un tercero. “Hacía tiempo que no hablábamos”, dijo un cuarto. “Veámonos la semana entrante y seguimos discutiendo esa vaina”, dijo el último. Entonces pensé que me estaba convirtiendo en un desadaptado.


*Escritor


salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Don Oscar, yo no creo que

Don Oscar, yo no creo que usted es un desadaptado, todo lo que comenta obedece a la famosa "logica latina", todos hablan y nadie escucha, ahora utilizan los famosos trinos para hacer oir, como es el caso del enano Uribe...

Si por las razones relatadas

Si por las razones relatadas entiende ke se está convirtiendo en desadaptado, entonces, -antes de esa eventualidad- no era lo suficientemente racional.

Pasarla bien entre amigos

Pasarla bien entre amigos pero aislándose?, como parece hizo en su fantasía el Columnista donde el simboliza con minúsculas a un mesías con sus 12 amigos, uno no le traiciona: 4 grupos de a 3, como juego de números, para crecer en conocimientos debe escuchar y para contender también, no la pasaste tan bien donde había 4 temas pero ninguno te interesó. El hombre que hablaba con letras hoy las limitó con los números.