Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Sirenas y flores

Una de las virtudes que más aprecié y aún aprecio de Jorge García Usta, fue su generosa clarividencia.

Él sabía atisbar y dar cuenta de los anuncios que esconden los primeros rasguños del artista cachorro. Le debo haber llamado mi sensibilidad a la pintura de Bibiana Vélez.

Más tarde, en la casa contra huracanes, de Kingston, donde se alojaba Alfonso Múnera, había en la pared del salón de recibo un cuadro cuyas convulsiones azules amenazaban a quienes circulaban por allí, aunque no lo vieran.

Otra tarde en el balcón marino de Alberto Abello, él me presentó a una mujer ataviada con telas ligeras de gitana y cejas de desierto, quien antes de decirme su nombre me contó este episodio:

Acoquinada por el invierno de Budapest, con el Danubio de curso detenido por las tortas de hielo golpeándose entre sí como fragmentos de un suelo azotado por el terremoto, no encontraba manera de calentarme. Quien me invitó a exponer mis pinturas, Gloria Oviedo, me llevó un libro de un escritor colombiano, De gozos y desvelos. “Te calentará”, me auguró.

Yo me reí y le pregunté: ¿hiciste fogata con el libro? Ella sonrió y afirmó: bailé con Encarnación Mancera y lloré lágrimas de vapor con Emérita Pertuz, y sudé.

Entonces concluyó: Bibiana Vélez, y nos dimos las manos.

Ella me recordó los días de verano a la orilla del Balatón. Luz y agua que reúnen los tiempos que la vida concederá a cada quien. Las húngaras desnudas se lanzaban al lago y el desconcierto de este mirón no lograba decidir si desearlas, embobarse o guardarlas para los sueños.

Así los antecedentes que me acompañaron a la puerta de la sala donde por estos días expone Bibiana Vélez 32 pinturas bajo el nombre Mar de ofrendas.

Recibí enseguida la sensación bienhechora de haber llegado a una morada, un refugio, donde los seres convocados fortalecían la resistencia al despojo y al arrebato. La artista mostraba la verdad de esa humanidad todavía capaz de entregar por un impulso de amor, lo que en esencia constituye el poder transformador de la ofrenda.

Como el arte es un reducto de ambiciones insatisfechas y sin límite, Bibiana ofrece un mar. Es una intuición misteriosa, sugestiva y que roza sin escándalo los sigilos de la muerte. Esas flores vivas, resistentes al óxido, que parecen flotar sin tiempo en las aguas del mundo, ¿a quiénes les fueron puestas? Aquí el recuerdo es una memoria que también ofrece solidaridad para enfrentar las soledumbres de la muerte. Tantos y tantos de nombres perdidos que pueden retornar bajo las formas o el disfraz caprichosos de la vida incesante.       

Allí en las paredes de la sala donde los mexicanos celebran a Gabriel García Márquez antes que la mezquindad nacional invente sus apolillados decretos de honores, el visitante se sumerge en el fragor que parece salir de los ladrillos y el cemento. La pintora se entrega al delirio del color, a su espacio sin medidas, al vértigo de un remolino que sugiere cómo el fin y el principio se unen.

Sin desespero la sirena viuda de dos colas las abre, para recibir a su amante nuevo, en la profundidad donde las tumbas fueron abolidas.

 

*Escritor

 

rburgosc@etb.net.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese