Indicadores económicos
2017-07-28

Dólar (TRM)
$3.002,94
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,55
Euro
$3.511,63
UVR, Ayer
$251,59
UVR, Hoy
$251,60
Petróleo
US$49,04

Estado del tiempo
2017-07-28

marea

Marea min.: -10 cms.

Hora: 10:04

Marea max.: 13 cms.

Hora: 17:32

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6 -
Taxis
5 - 6
Motos
S/M

Sociedad civil y violencia

Hace algunos años, los vecinos de la calle Real de El Cabrero presenciaron el asesinato de un hombre. Los sicarios se andaban en una moto. Dispararon con puntería certera y celebraron el cumplimiento de su misión mientras se alejaban. Levantaron los brazos de la misma manera en que los espectadores de un partido de fútbol festejan el gol del triunfo.

Ese asesinato abría el picaporte de una historia de sangre en la ciudad, que más allá de responder a problemas locales exclusivamente, es la sintomatología de un país que no ha encontrado el camino a la paz. Un proceso de desmovilización parcialmente fallido, maquillado, labró el sendero de bandas criminales a lo largo de todo el territorio que se apoderaron de los pequeños tráficos de droga y otras mafias.

Las pandillas que se enfrentaban lanzándose piedras mientras llovía, empezaron a contar con la financiación de los grupos delincuenciales más poderosos y pronto consiguieron armas. Es como si una escuela de sicariato local se hubiese fortalecido en muchos de los municipios de Colombia, aun en los que, como Cartagena, han sido reconocidos por su seguridad y paz.

La reacción de los ciudadanos ha llevado a presiones sobre los dirigentes locales, sobre los alcaldes y sobre los comandantes regionales de la Policía, quienes tienen responsabilidades frente a la seguridad. Los alcaldes, por su parte, han ejercido presiones sobre la dirección nacional de la Policía, sobre los otros órganos de seguridad y sobre el Gobierno nacional.

Si bien son urgentes políticas públicas con respecto a la seguridad en el territorio nacional, la sociedad civil tiene un papel fundamental. Una de las últimas víctimas del sicariato encontró la muerte en el sector de la iglesia La Ermita, del Pie de la Popa. Al día siguiente todo parecía volver a la normalidad. Los mismos transeúntes, los mismos vendedores de siempre, la misma casera de todos los días.

En ciudades como las nuestras corremos el peligro de olvidar que somos una urbe pacífica y que solo la paz es el camino al que debemos acostumbrarnos. Sobre cada víctima mortal de la violencia debería existir un croquis indeleble, pintado en el lugar de su muerte, pero sobre todo en la mente de los ciudadanos.

Son inaceptables todos esos comentarios, tan afinados en algunos de los foristas de los medios digitales, en los que parecen justificar los hechos violentos. Si bien muchas de las muertes son parte de enfrentamientos entre bandas, el homicidio debe ser intolerable para cualquier sociedad sana.

Colombia es un Estado social de derecho y nuestra consigna debe ser defenderlo. No justifiquemos los crímenes. No caminemos sobre la sangre como si nada hubiese pasado. No aclamemos más muertes como si se tratasen de una purga. No arrojemos los cadáveres al olvido. No convirtamos los ajustes de cuenta en muertes esperadas e impunes. Es Navidad, pidámonos perdón por nuestra indiferencia y nuestra sed de sangre.

*Psicóloga

claudiaayola@hotmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Un crimen ya no agobia en

Un crimen ya no agobia en Cartagena. Tanto así que estuve en plaza La Ermita y alrededor 8 a 9 horas después (temprano del día siguiente) del crimen en mi bici deportiva y nadie me comentó. Me comentaron al medio día a pesar de residir a la vuelta, a pocos metros.
La gente debe pellizcarse porque se atrevieron a asesinar frente a instalaciones del DAS, frente a sus vigilantes.
Hace muchísimos años hubo un crimen en la (ex) estación de Brasilia (Av. P de H) y fue el escándalo del año. Eran otros tiempos de mayor autoestima

Eres buena como Comentadora

Eres buena como Comentadora pero es Navidad y no creo en tu comentario Me vuelo de Chicago a Comodoro Rivadavia Argentina FELICES FIESTAS COLOMBIANOS Colombia es numero 1