Indicadores económicos
2017-07-21

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-21

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 05:41

Marea max.: 29 cms.

Hora: 22:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-07-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Teletrabajo y flexibilidad laboral

Un usuario consulta sobre esta modalidad de contratación y afirma haber suscrito contrato con una empresa comercial reconocida. El usuario desconocía sus derechos y las implicaciones laborales de esta modalidad contractual, por lo que se resuelve así:

El trabajo existe desde las épocas más antiguas y cada civilización aportó a la construcción de lo que hoy es este concepto. El derecho al trabajo surge a mediados del siglo XIX y se consolida a finales de la primera guerra mundial, para solucionar los conflictos sociales por la desigualdad entre los hombres.

En el ordenamiento jurídico colombiano surge la necesidad de regular el trabajo, elevado con la carta política de 1991 al rango de derecho fundamental, como una necesidad de la sociedad de establecer una seguridad y estabilidad en cuanto a la exigibilidad de los derechos de la clase obrera. A partir de esto, nacen los diferentes tipos y modalidades del contrato laboral, cada uno con implicaciones y atribuciones que la ley les otorgó para lograr equidad y justicia social.

Con los tiempos modernos las condiciones del trabajador han evolucionado y el mundo está impactado con avances y descubrimientos tecnológicos. A partir de los años 70, en Norte América empieza a escucharse la palabra “Teletrabajo”, que nació con la ilusión de trabajar en un lugar diferente del tradicional. Rápidamente esta modalidad fue acogida por quienes tenían discapacidad o alguna condición de inferioridad, lo que incrementó el empleo y generó una tendencia de mayor flexibilidad laboral.

En nuestra legislación este concepto es insertado en la ley 1221 del 16 de julio de 2008, la que señala en su artículo 2° que “el teletrabajo es una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros, utilizando como soporte las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio específico de trabajo”.

La novedad de esta contratación laboral es sin duda la exclusión del trabajador de la jornada laboral de ley y la favorabilidad que éste fenómeno le brinda al empleador, ya que lo exime del deber objetivo de resarcir al trabajador por horas extras. De otro lado se observa que las garantías mínimas del teletrabajador son, según la ley 1221 de 2008, idénticas a las de un trabajador común y corriente, sin dejar de lado los derechos sindicales y el equilibrio en la remuneración con base en las labores que el teletrabajador realizaría en la localidad laboral.

A partir de la aparición de este fenómeno en nuestro ordenamiento jurídico y posterior expedición de la ley que lo regula, es preciso preguntarse si con su aplicación se podrá ver reflejado el objetivo para el cual se creó, que corresponde al fomento del empleo, o si por el contrario será objeto de “adaptaciones” que a la larga constituirán abusos a los derechos mínimos del teletrabajador, como lo ha sido el tan controvertido contrato de prestación de servicios, por el cual más de un empleador esconde su verdadera responsabilidad frente al trabajador.

¡El tiempo sugerirá la respuesta!

*Estudiante Consultorio Jurídico Corporación Universitaria Rafael Núñez, CURN

vama_17@hotmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente articulo, que sigan

Excelente articulo, que sigan aportando justicia a este mundo que tanto la necesita.

GRACIAS POR ESTA

GRACIAS POR ESTA OPORTUNIDAD!!!

Qué ingenuidad. Te recomiendo

Qué ingenuidad. Te recomiendo averigues sobre el trabajo en barcos para evadir cualquier legislación, el trabajo esclavo, el trabajo carcelario, el trabajo en campos de concentración. No te aterres ni creas que hablo del Siglo XIX, es la nueva tendencia. Y en Colombia la tendencia es a evadir cualquier responsabilidad de la patronal: Cooperativas de trabajo asociado, bolsas de empleo, contratos laborales que se esconden como órdenes de prestación de servicios y un largo etcétera que habría que superar antes de pensar de nos vamos a trabajas a casa frente al computador.