Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Terremoto, tsunami y Kurosawa

En esta columna hace algunos años relatamos uno de esos sueños de Kurosawa, el relacionado con Vincent Van Gogh y su pintura excepcional, sin embargo, no es el momento de consideraciones estéticas sobre la pintura. En esa misma producción el director japonés insertó otro sueño:"El Monte Fujiyama en Rojo"; que era una pesadilla, como él mismo lo confesó.
Las secuencias en la película muestran el Monte Fujiyama, en cuyas laderas habían instalado una central nuclear con seis reactores que estallaron accidentalmente. La conflagración de los elementos radiactivos cambió la belleza del monte emblemático del Japón y lo trasformó en una mole roja envuelta en llamas y nubes de diferentes colores. La nube amarilla identificaba al Estroncio, cuyo efecto letal es ocasionar la leucemia; la de color rojo era el Plutonio, que produce cáncer; y la violeta, el Cesio, que afecta la reproducción humana y causa monstruosidades.
En las imágenes, Kurosawa destacó a tres adultos y dos niños. Esa tragedia se desarrolla frente al monte Fujiyama, rodeado de millones de ciudadanos japoneses que huían tratando de alcanzar el mar para evitar una muerte inminente. La mujer, madre de los dos niños, reclamaba que habían dicho que esa central nuclear era segura, que no habría accidentes. El adulto de más edad reconocía que él, como científico, había contribuido a la tragedia por haber argumentado que nunca ocurriría una catástrofe. El tercero representaba a Kurosawa, que en medio de esas lamentaciones trataba de disipar las nubes de color, rechazándolas con su camisa.
Desgraciadamente hoy todo eso es realidad, y como lo muestran las imágenes de la televisión, la pesadilla premonitoria de Kurosawa parece cumplirse. Para los japoneses este episodio es doblemente doloroso. Ellos ya fueron víctimas de la energía nuclear, como consecuencia de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, en 1945.
Causa estupor por decir lo menos, contemplar que un pueblo de tantas virtudes y méritos humanos sufra hoy la pesadilla de la central de Fukushima y sus seis reactores, semejantes a los descritos por Kurosawa en su sueño. En realidad el reactor 2 es el más peligroso, pero la reacción en cadena es una posibilidad amenazante.
Ahora no sólo en el Japón, sometido a esta prueba dura, sino en otros países, ven con temor a los reactores nucleares llamados a solucionar las necesidades energéticas catalogadas como "limpias" y comienzan a revaluar la posibilidad de instalar ese tipo de recurso difícil de controlar.
La película de Kurosawa, que en los años noventa era una ficción, "el Fujiyama en rojo", hoy por el contrario muestra el "Fukushima en rojo", que es un mensaje terrorífico para la humanidad.


*Médico Cardiólogo. Ex Director de El Universal. Académico de Número de la Academia Nacional de Medicina, de la de Cartagena y de la de Historia.


MOROND@telecom.com.co
 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese