Indicadores económicos
2017-09-24

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-24

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 07:35

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Un puñado de luciérnagas

Los que conocen el hambre la reconocen de maneras diferentes: a unos les da calambre en el estómago, a otros les cruje, les da dolor de cabeza, ansiedad, insomnio, enojo y no quieren ni que se les hable.

Casos así los veo con mis estudiantes. A la hora del timbre para ir al descanso, tienen cara de ultratumba, bostezan, están afanados como si alguien los persiguiera. Es algo normal en la vida de un estudiante. Su metabolismo quema muchas calorías en poco tiempo por su actividad.

Comen dulces, brownies, chupetas, chocolate, yogurt, empanadas, deditos de queso, pizza, paquetes de chitos, papas y roscas; toman té helado, gaseosa, Pony Malta, jugo y agua.

Al tratar en filosofía a la antropología sociológica hablamos de los diferentes contextos, y para que los estudiantes valoren lo que tienen ahora que están en formación, les pongo de ejemplo que no es lo mismo estudiar con el estómago contento de quien ingiere un buen desayuno o una buena merienda, que el de un niño que ni siquiera tiene agua de panela para embolatar su estómago. Se quedan pensando. En su mirada, aunque sea momentánea, se les nota solidarizados con esa situación horrible que les planteo. Hasta este punto todo se ve sencillo.

Pero… cuando el hambre se convierte en dolor… Te duele el corazón, te dan ganas de llorar, no tienes sueños para soñar. Después el dolor se pega a los huesos, las entrañas, el alma. Sube y baja y gira como la rueda de Chicago, el hombre  empieza a pensar cosas extrañas y los resultados son: un ser agresivo, arisco e indomable que se está cocinando en su escaso jugo gástrico dispuesto a embestir. Si existiera un buen gobierno entonces en nada se justificaría la violencia que se vive. Cartagena se ha convertido en una ciudad peligrosa, entendiéndose el término “cualquier agresión que se cometa contra el otro”.

Hablar de progreso en una ciudad donde la pobreza reverbera inmisericorde, es maquillar una vez más la situación deplorable por la que pasan muchos coterráneos. Mientras prevalezca la injusticia y la falta de oportunidad social en todos los sentidos, seguir hablando de progreso es seguir mintiéndole a un pueblo. Se progresa verdaderamente si desde el ser humano, en su condición de persona digna, posee los medios necesarios para desenvolverse y desarrollarse en un ambiente sano y sosegado. Todo lo demás es progreso material y de embellecimiento que es sumamente importante para reactivar la economía, pero lo primero es la condición de vida.

En días pasados, cuando nos azotó el invierno, miles de personas quedaron huérfanas de todo, a la espera de la ayuda de los demás. A muchos aún no les ha llegado la ayuda y las noticias informan que el invierno que se avecina será peor. Muchos ayudamos hasta donde pudimos hacerlo, pero fueron muchos, lastimosamente esa ayuda es paño de agua tibia cuando la necesidad es a largo plazo.

¿Para qué un puñado de luciérnagas? Mi madre me cuenta que sintió el hambre, esa que se pega al espinazo. Lloraba siempre  porque sentía mucha hambre. En la II Guerra  no había nada para comer. En las noches, para embolatar el dolor del hambre, salía con sus hermanas a recoger puñados de luciérnagas y luego las soltaban para ver brillar en la oscuridad una luz de esperanza.

*Escritora

licorcione@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Bien tu cronica. "Pueblo con

Bien tu cronica.
"Pueblo con hambre no piensa", recuerdas?
Es necesario tener a la masa humana sumida en la miseria, para dominarlas, no el transito de una guerra, como todas injustificadas, es la pobreza economica de la gente y la actitud hostil de los gobernantes, para sentir el hambre.
Hablar de hambre quien no la conoce, en estrato 7, en un canto a la bandera.
Le tengo miedo al hambre, porque la vivi,es dieferente.