Indicadores económicos
2017-08-17

Dólar (TRM)
$2.967,32
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.474,73
UVR, Ayer
$251,76
UVR, Hoy
$251,75
Petróleo
US$46,78

Estado del tiempo
2017-08-17

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 12:26

Marea max.: -31 cms.

Hora: 20:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Una honda y larga travesía es la Poesía

En el principio fue la noche con sus pájaros que aleteaban incesantes. Y luces que brotaban destellantes en el patio de una casa de palma y bahareque y un pasadizo de astromelias y heliotropos que la llenaban de olores antiguos y risueños y de colores que mi madre se esmeraba en guardar en sus ojos de agua marina.

Después del primer vértigo que me produjo ese aletear de pájaros y el brillo de una luz que no era propiamente de este mundo, es hoy cuando vengo a entender que ese extraño ser, invisible e inasible, que habitaba en mí y me producía sensaciones indescriptibles, tenía una naturaleza ajena por completo a las cotidianidades de mi entorno.
Y que aquellos pájaros que volaban en lo más alto y misterioso de mi infancia y que mamá espantaba haciéndome creer que eran reales, no era más que la Poesía que empezaba ya a colgar en mí sus trinos.
Pero yo nada de ella vislumbraba como no fuera el miedo a quedarme solo en el pequeño cuarto que compartía con mis hermanos; a sentir sus aleteos cada vez con más fuerza y a pedirle a mamá que no me dejara solo, que esos pájaros me perderían en otra casa oscura y sin ventanas que me aguardaba más allá de las ultimas lámparas.
Cuántas noches de desvelo provoqué a mi madre y cuántas hurté a mis hermanos su compañía por aquellos pájaros que solo en mí cobraban vida y trinos. Y por aquella luz que brotaba como un manojo de flores azules en el patio y se quedaba en los dinteles para infundirme pavor y alegría.
Mamá nunca la vio, pero me hacía creer que era la luz de la esperanza. Y que debía dormirme para que nunca se apagara y fuéramos a quedarnos en las tinieblas del desamparo para siempre.
Yo hacía que me dormía y mamá volvía con mi padre, que ya empezaba a restarle horas al alba para su oficio de jornalero, el mismo que nos heredó a sus hijos a una edad en la que la pobreza es la única posesión que se transfiere sin otro requisito que la necesidad de sobrevivir y de llevarla con pudor. Y con un decoro que resultaba inversamente proporcional al pan y al vestido; a las cosas más elementales para vadear ese río triste y sin orillas que entonces pasaba por nosotros.
¡Cuántas brazadas fueron nuestros días de aquellos tiempos! Y cuánto crecía aquel río ante nuestros ojos, cansados de ver que iba y venía, que se devolvía por el mismo cauce y era la misma agua triste bañándonos todos los días; sumergiéndonos en sus miasmas sin ensuciarnos, ahogándonos y devolviéndonos a las mismas orillas; a sus pavorosas orillas.
Sin que nadie la viera, moraba con nosotros y era el agua triste la Poesía; el río que se devolvía por el mismo camino; el alba antes de tiempo; el labrantío y las manos de papá abonando con las nuestras los pequeños surcos; los ojos de aguamarina de mamá; la luna que implorábamos para que espantara los fantasmas del pancoger; el zumbido de los abejones anunciando que un forastero estaba por llegar; la lámpara de keroseno alumbrando la tiniebla; el alma de los muertos…

*Poeta

elversionista@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese