Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-23

Dólar (TRM)
$2.908,53
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,69
Euro
$3.116,48
UVR, Ayer
$242,74
UVR, Hoy
$242,84
Petróleo
US$52,75

Estado del tiempo
2017-01-24

marea

Marea min.: -21 cms.

Hora: 01:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 09:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 24 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Una iglesia medieval

En la edad media, el culto a las reliquias fue centro de la religiosidad popular, teniendo grandes repercusiones, económicas, políticas y artísticas en una sociedad teocéntrica tutelada por la Iglesia.



En sentido estricto las reliquias son partes del cuerpo de un santo. Se cree que su energía les permite a los creyentes beneficios especiales, curarse de enfermedades o protegerse del mal. Como los pedazos de cuerpos eran escasos, pronto se atribuyeron sus poderes a objetos usados por el santo, aunque eran reliquias de segundo o tercer grado y menos poderosas.

En el oscurantismo medieval, poseer objetos mágicos daba riqueza y poder político. Por eso las reliquias llegaron a valer una fortuna, se construyeron catedrales y santuarios para adorarlas, las ciudades se peleaban el honor de tenerlas para atraer peregrinos y los Papas dispensaban favores certificando la autenticidad de las reliquias.

Las reliquias motivaron hermosos relicarios artísticos construidos para albergarlas. Filacterios, ostensorios, figuras antropomorfas, crucifijos, altares o cofrecillos de oro, plata y piedras preciosas, son los tesoros expuestos en las grandes catedrales europeas como manifestaciones de esa sociedad que necesitaba de amuletos y fetiches para protegerse de fuerzas naturales que no controlaban.

Este fetichismo no es exclusivo de la Iglesia católica. El budismo venera tres dientes de Buda que supuestamente no fueron calcinados cuando fue cremado el cuerpo de Sidharta Gautama y en Sri Lanka está el fastuoso Templo del Diente de Buda, centro de peregrinación y culto.

Un negocio tal producía exageraciones y abusos ajenos al verdadero cristianismo. Se han inventado reliquias tan increíbles como los huesos de los tres reyes magos, que se guardaban en la catedral de Colonia, o el frasquito con gotas de leche de la Virgen María.

Fue notoria en la Edad Media la disputa entre las 14 catedrales con relicarios que decían contener el verdadero prepucio del Niño Jesús, y las ciudades que no lo tenían acudieron a teólogos que argumentaban que todas eran falsas, porque cuando Jesús subió al cielo se llevó todas las partes de su cuerpo. También son famosas las falsificaciones de los restos de la cruz de Cristo, tantas que Voltaire dijo que con ellas se podía hacer un bosque.

Después de que el Concilio Vaticano II le restó importancia al culto a las reliquias llamándolas “leyendas pías”, los más retardatarios de la Iglesia quieren resucitar fetichismo primitivo, promoviendo el culto y la veneración a unas gotas de sangre del difunto Juan Pablo II. Es una forma equivocada de buscar atraer feligreses; es una regresión al pasado, con la nostalgia de volver a tener el poder y la influencia de la Iglesia en la Edad Media, olvidando que por ese poder la Iglesia traicionó el mensaje del Evangelio de Jesús.

No es casualidad que Lutero iniciara su rebelión contra la corrupción de la Iglesia medieval en el Palacio de Wittemberg, donde se guardaba una de las colecciones de reliquias más grandes de Europa y se daban indulgencias a quien las venerara. Una de las 95 tesis que clavó en la puerta de esa iglesia decía: “Hay que instruir a los cristianos que aquel que socorre al pobre o ayuda al indigente, realiza una obra mayor que si comprase indulgencias.” Lo mismo aplica al culto a un frasquito con sangre.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Es asombroso, que la iglesia

Es asombroso, que la iglesia catolica quiera retroceder a esos tiempos del oscurantismo y de seguro que lo logra, pues hay tanta ignorancia respecto a la divinidad de Jesucristo, que en la actualidad hay cultos a cuanta cosa aparece; las iglesias evangelicas, mal llamadas cristianas, rinden culto a la biblia y a las palabras publicitarias de cualquiera que se llame pastor, estos no tienen la vocacion de servicio sino que van por el dinero y lo mismo quiere hacer nuestra iglesia catolica con el paganismo extremo y el culto a Balac .- Reconocemos que la iglesia catolica es ecumenica, por ello alberga en su seno dife rentes doctrinas, pero su fundamento es cristiano y no debe promocionar oficialmente la desviacion del camino de Cristo.- Abriguemos la Esperanza que se evitara toda deformacion de la divinidad y que los lideres de la Iglesia pondran maxima atencion a nuestro credo.-