Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Universalismo vs relativismo

El multiculturalismo llegó a Colombia con la Constitución del 91. Hoy más de 20 años después se presentan dos casos que nos ponen a reflexionar frente a la internacionalización de tal concepto y las posturas que se tienen en el imaginario colectivo.



Por un lado está el caso del chamán que impidió que lloviera en el Campín, y por otro, el indígena arhuaco que bajo el argumento: “los arhuacos sólo engendran un hijo”, dijo que reconocería sólo a una niña de las trillizas que tuvo su mujer, y que las dos restantes eran producto de una infidelidad.

Ambas situaciones miradas desde la multiculturalidad nos ponen de frente con las dos corrientes extremas del debate sobre convivencia intercultural: el universalismo y el relativismo.

El universalismo considera que existen unos valores culturales que deben primar en una sociedad porque son “mejores” o más “adecuados” para la convivencia entre personas de distintas culturas. La crítica a esta postura va orientada hacia los peligros de una homogenización cultural, de una uniformidad que atenta contra la riqueza de lo diverso y el respeto por lo distinto. Las sospechas que se derivan de esta postura se preguntan ¿quién decide cuáles son los valores culturales más adecuados?, ¿por qué lo decide?, si es acaso una forma de dominación o de expansión colonial. Hay quienes se atreven hablar de imperialismo cultural.

De otra parte, el relativismo cultural, apela por las nociones de respeto absoluto entre las distintas culturas. Dice que cada cultura es válida en sí misma y posee coherencia interna, por tal no puede ser interpretada ni valorada por culturas externas o agentes ajenos, ya que no tendrán la capacidad de comprenderlas. Las críticas más relevantes a esta postura, van orientadas hacia aquellas prácticas culturales extremas que “atentan” contra los derechos y libertades fundamentales del hombre. Surgen preguntas como aquellas referidas a si debe permitirse la ablación del clítoris o el castigo físico en algunas sociedades, por el hecho de ser una práctica cultural.

Para el caso de Colombia, se da autonomía a los grupos étnicos, pero se obliga a respetar el derecho a la vida y están prohibidas la esclavitud y la tortura.

El escándalo suscitado por la contratación al chamán ha develado una cosmovisión ortodoxa frente a una práctica ancestral válida. Ha dado cuenta de la occidentalización de nuestro pensamiento, de la naturalización de categorías fijas y el desprecio por el discurso de la interculturalidad. Lo mismo podría deducirse cuando se tildó de ignorante al indígena que consideró el parto de trillizos como una infidelidad.

Sin embargo, el pasaje de este arhuaco nos evidencia los riesgos del relativismo cultural, ya que el respeto por tal creencia castiga “injustamente” a una mujer y sus hijos, con el rechazo que el padre asumió.

Ajustándonos a la normativa, por ser culturalmente válido, deberíamos respetarlo y no interferir.

El hecho fue que se intervino y convencieron al hombre de reconocer a sus hijos. No sabemos si está “convencido” o ha sido “coaccionado”. Si es lo primero, la “razón” se impone a la creencia, si es lo segundo la “creencia” permanece y su frustración e indignación podrían terminar en desgracia. ¿Sabemos de qué va el multiculturalismo en nuestro país? ¿Respeto por lo diverso o imposición de lo “bueno”? ¿En qué crees tú?

* Directora de la emisora UdeC Radio

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente articulo.

Excelente articulo. Precisamente tuve hace poco una discusion sobre la "libre determinacion de los pueblos" y mi interlocutor se retiro furioso porque le dije que yo estaba de acuerdo con la intervencion en paises donde se comprueba que las dictaduras oprimen, masacran y hacen con el pueblo lo que les da la gana. Pienso que hay manifestaciones culturales "buenas" y "malas". Creo en la intervencion cuando son perjudiciales para el bien particular o comun, como en el caso mencionado de la cirugia de clitoris o las corridas de toros. En ambas no es dificil determinar que algun trauma o desequilibrio mental o emocional causan en las personas. Marta sigue como vas con la emisora: espectacular programacion. Saludos.

Buena columna, cada dia se

Buena columna, cada dia se esfuerza por temas mas complejos como este en donde la etica se juzga dependiendo el lado que se mire.

Amor, pocas veces me atraen

Amor, pocas veces me atraen "sus opiniones"; hoy no fue asi.