Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-23

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-23

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 00:57

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:38

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Wikileaks, las chuzadas y Watergate

Frente al escándalo suscitado por Wikileaks se han conocido toda clase de posturas, unas a favor de la discrecionalidad de los asuntos de estado por aquello de procurar la seguridad nacional y otras en defensa a la libertad de prensa.



Pues ni lo uno, ni lo otro. Wikileaks no es un medio de comunicación, ni sus prácticas periodismo investigativo, y las informaciones develadas no ponen en riesgo labores de inteligencia que pretendan capturar un terrorista, liberar secuestrados o impedir el estallido de una guerra nuclear.

Alguien me preguntaba qué diferencia hay entre las chuzadas de “Uribe” y la interceptación de comunicados diplomáticos, la respuesta es: ninguna. En ambos se valieron de prácticas ilícitas para obtener información.

La historia sería diferente si Wikileaks fuera un medio de comunicación, ya que la persecución de la que ha sido objeto se catalogaría como una censura a la libertad de prensa.

No tener una posición clara al respecto es permitir que los hackers, en nombre de la libertad de prensa, hagan y deshagan con la información confidencial y privada.

El periodismo ha sido por años el oficio con licencia para develar secretos. De acuerdo al código de ética del Círculo de Periodistas de Bogotá: “No todos los métodos para obtener una noticia son éticos. Las razones de interés público deben prevalecer sobre los intereses privados en la búsqueda de la información”.

Por esa razón los medios que han publicado los contenidos de Wikileaks no han sido objeto de censura. La validez de Wikileaks sería factible en la medida en que los medios de comunicación contrataran sus servicios para investigar una situación de la que necesiten información para completar el rompecabezas de la noticia. Así Wikileaks terminaría siendo una herramienta útil para el periodista investigativo, quien en últimas tiene la responsabilidad de verificar, sopesar y publicar la verdad al mundo.

Lo publicado no compromete estrategias de seguridad nacional, pero sí denuncia la hipocresía de un gobierno que se aprovecha de la diplomacia para mover y mantener sus hilos de poder.

Los embajadores no están llamados para actividades de espionaje, son figuras creadas para el diálogo pacífico y las buenas maneras. Si las naciones no pueden confiar en ellos, queda la sensación de tener al enemigo en el patio de la casa y la responsabilidad de las tensiones geopolíticas que se susciten por ello, no son de los medios sino del ordenador del espionaje.

El gobierno de Estados Unidos está llamado a explicar al mundo por su accionar poco ortodoxo en la guerra de Iraq, Afganistán y por los cables del Departamento de Estado con sus embajadas, si no desmiente con pruebas las informaciones publicadas.

En el Watergate, Nixon tuvo que renunciar cuando la prensa demostró su participación en la grabación de conversaciones del partido opositor. Uribe con las chuzadas, estando frente a las mismas implicaciones éticas de Nixon en su momento, no ha pagado hasta ahora costo político por ello.

Al parecer el título de cuarto poder que el Watergate le dio a los medios, está debilitado por el cinismo de los gobernantes, ya que ahora los escándalos no los inmuta y las denuncias no los destituyen, pero bueno, hay que seguir denunciando.

*Directora UdeC Radio

martha_amor@yahoo.com

 

 

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese