Cartagena de Indias, Colombia Cartagena de Indias - Colombia
Miércoles 08 Junio de 2016
Ediciones anteriores


Síganos en: Twitter twitter Facebook Facebook

Competencia desleal



Resumen del caso: 
En el caso planteado al consultorio virtual, el dueño de un restaurante en un centro comercial de Cartagena presenta inquietud con relación al restaurante vecino, que no siendo el mismo establecimiento de comercio, realiza una actividad comercial similar, poniéndole un nombre semejante al negocio de quien reclama. De conformidad con el comerciante afectado, con el transcurrir de los años, el nombre genera una disminución en sus ventas, afectando los ingresos de su establecimiento y con ello, los de su familia y sus empleados. El dueño del establecimiento comercial pone eslóganes similares, aduciendo que es libre de vender lo que él quiera, creando una confusión a los consumidores, quienes pueden pensar que es el mismo negocio. Nos preguntamos en el citado caso: ¿Se presenta competencia desleal? Si así fuera, ¿qué opciones tiene el comerciante afectado? De conformidad con lo planteado es posible que se presenten actos de competencia desleal, definida por la Ley 256 de 1996 como aquellas prácticas abusivas del comercio, consistentes en actividades desmedidas o arbitrarias de los comerciantes. Por ejemplo, usar un nombre o una publicidad semejante, ejecutadas por quien trata de desviar, en provecho propio, la clientela de una persona o de un establecimiento comercial. También se consideran prácticas desleales los actos de desorganización, confusión, engaño, descrédito, comparación, imitación, explotación de la reputación ajena. Por ello, creemos que la utilización de una misma palabra dentro del nombre comercial, con una actividad comercial similar y una cercanía física de los locales comerciales puede generar confusión en la clientela. En principio, sugerimos al comerciante dirigirse a la Cámara de Comercio competente, que en este caso es la de Cartagena, con el fin de solicitar un certificado de registro de la actividad mercantil inscrita por el presunto comerciante desleal, en aras de determinar si, en su objeto comercial, se encuentra la venta de comidas de forma similar a la de su establecimiento y si, con fecha posterior, ha sido inscrita con el mismo nombre del comerciante afectado. En esa medida, la utilización de un nombre o actividad similar puede ocasionar detrimento al “buen nombre” de su empresa por la competencia desleal que implica y, por ende, provocar un grave perjuicio económico. En consecuencia, el afectado por la supuesta competencia desleal puede iniciar las acciones judiciales pertinentes para que el juez declare la ilegalidad de los actos realizados contra sus intereses comerciales. En esa medida, se ordenaría al infractor reparar los detrimentos ocasionados al comerciante con la indemnización de daños y perjuicios. Lo anterior se adelantaría por la vía de un proceso abreviado, regulado por el Código de Procedimiento Civil, cuya competencia y conocimiento corresponde a los jueces especializados en Derecho Comercial creados por el Decreto 2273 de 1989 que, como en la actualidad, no se encuentran en funcionamiento, deberán –en su defecto –ser conocidos por los Jueces Civiles del Circuito. Estos actos de competencia desleal son regulados por la convención de París, ratificada mediante la ley 178 de 1994, que protege los derechos de los comerciantes en igualdad de condiciones ante actos de deslealtad, garantizando la libre pero leal competencia, entendiendo por libre competencia, el libre desarrollo de la actividad mercantil dentro de una sana competencia en el mercado. JEHIDY LILIANA AMAYA HENAO Estudiante del Consultorio Jurídico de la Facultad de Derecho Tecnar-CUC
Respuesta a la consulta: 

En el caso planteado al consultorio virtual, el dueño de un restaurante en un centro comercial de Cartagena presenta inquietud con relación al restaurante vecino, que no siendo el mismo establecimiento de comercio, realiza una actividad comercial similar, poniéndole un nombre semejante al negocio de quien reclama. De conformidad con el comerciante afectado, con el transcurrir de los años, el nombre genera una disminución en sus ventas, afectando los ingresos de su establecimiento y con ello, los de su familia y sus empleados.

El dueño del establecimiento comercial pone eslóganes similares, aduciendo que es libre de vender lo que él quiera, creando una confusión a los consumidores, quienes pueden pensar que es el mismo negocio. Nos preguntamos en el citado caso: ¿Se presenta competencia desleal? Si así fuera, ¿qué opciones tiene el comerciante afectado?

De conformidad con lo planteado es posible que se presenten actos de competencia desleal, definida por la Ley 256 de 1996 como aquellas prácticas abusivas del comercio, consistentes en actividades desmedidas o arbitrarias de los comerciantes. Por ejemplo, usar un nombre o una publicidad semejante, ejecutadas por quien trata de desviar, en provecho propio, la clientela de una persona o de un establecimiento comercial.

También se consideran prácticas desleales los actos de desorganización, confusión, engaño, descrédito, comparación, imitación, explotación de la reputación ajena. Por ello, creemos que la utilización de una misma palabra dentro del nombre comercial, con una actividad comercial similar y una cercanía física de los locales comerciales puede generar confusión en la clientela.

En principio, sugerimos al comerciante dirigirse a la Cámara de Comercio competente, que en este caso es la de Cartagena, con el fin de solicitar un certificado de registro de la actividad mercantil inscrita por el presunto comerciante desleal, en aras de determinar si, en su objeto comercial, se encuentra la venta de comidas de forma similar a la de su establecimiento y si, con fecha posterior, ha sido inscrita con el mismo nombre del comerciante afectado. En esa medida, la utilización de un nombre o actividad similar puede ocasionar detrimento al “buen nombre” de su empresa por la competencia desleal que implica y, por ende, provocar un grave perjuicio económico.

En consecuencia, el afectado por la supuesta competencia desleal puede iniciar las acciones judiciales pertinentes para que el juez declare la ilegalidad de los actos realizados contra sus intereses comerciales. En esa medida, se ordenaría al infractor reparar los detrimentos ocasionados al comerciante con la indemnización de daños y perjuicios. Lo anterior se adelantaría por la vía de un proceso abreviado, regulado por el Código de Procedimiento Civil, cuya competencia y conocimiento corresponde a los jueces especializados en Derecho Comercial creados por el Decreto 2273 de 1989 que, como en la actualidad, no se encuentran en funcionamiento, deberán –en su defecto –ser conocidos por los Jueces Civiles del Circuito.

Estos actos de competencia desleal son regulados por la convención de París, ratificada mediante la ley 178 de 1994, que protege los derechos de los comerciantes en igualdad de condiciones ante actos de deslealtad, garantizando la libre pero leal competencia, entendiendo por libre competencia, el libre desarrollo de la actividad mercantil dentro de una sana competencia en el mercado.

JEHIDY LILIANA AMAYA HENAO
Estudiante del Consultorio Jurídico de la Facultad de Derecho Tecnar-CUC

Respondida: 
Si

Archivo

June 2016
DomLunMarMiéJueVieSáb
2930311234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293012