Cartagena de Indias, Colombia Cartagena de Indias - Colombia
Martes 02 Septiembre de 2014
Ediciones anteriores

Registrarse o Iniciar sesión
Síganos en: Twitter twitter Facebook Facebook

Diferencia principal entre los contratos de donación y de compraventa



Ciudad de residencia: 
CARTAGENA
Resumen del caso: 
Una persona que, según dice, donó sus derechos del 33.33% sobre un inmueble a favor de sue hermanos, manifiesta que ahora desea hacer efectivo un "acuerdo verbal", según el cual ellos debían solidariamente reconocerle "en dinero, un valor que compensara la donación efectuada", acuerdo que los hermanos no han cumplido. Dice, además, que alguien le ha recomendado que, como quiera que no se hizo el trámite notarial de la insinuación de la donación, por ser superior a 50 salarios mínimos, demande a los hermanos la nulidad de la misma.
Respuesta a la consulta: 

Los hechos que rodean la consulta, desde el punto de vista jurídico, no solo resultan confusos, sino más que todo, contradictorios.

La diferencia fundamental entre la DONACIÓN y la COMPRAVENTA, aclarando que ambos son contratos y que por lo tanto generan obligaciones entre las partes, es que la primera se celebra A TÍTULO GRATUITO, es decir, no esperando remuneración o contraprestación alguna por la cesión del derecho correspondiente, que en este caso es un porcentaje sobre la propiedad de un inmueble. En cambio, la COMPRAVENTA se celebra a TÍTULO ONEROSO, porque es de su esencia esperar una contraprestación económica como efecto correlativo de lo que se dá.

Sin embargo, en el asunto planteado, se habla de una supuesta DONACIÓN en la que el "donante" esperaba una contraprestación a cambio de lo "donado", lo cual no tiene sentido jurídico, pues ello, como se dijo, es propio del contrato de COMPRAVENTA.

Es importante recordar, que todo acto jurídico o acuerdo que se lleve a cabo y que afecte la propiedad de un inmueble, debe constar en escritura pública, por lo que, ante la presencia de un acto formal de donación, la estipulación verbal realizada por fuera de la escritura correspondiente, del pago de una suma de dinero es, obviamente, en principio irrelevante además de constituir un asunto de difícil prueba que contraría el espíritu de la DONACIÓN ya que como se aclaró, por esta no se espera nada a cambio.

Consideramos que la demanda de nulidad de la aparente donación con base en la ausencia del requisito previo de la insinuación notarial, si bien teóricamente podría ser viable, en últimas terminaría desfavoreciendo al consultante, pues al ser declarada la nulidad de la DONACIÓN, estaría confesando que éste fue el contrato que realmente tuvo intención de celebrar, y que por lo tanto, siendo gratuito, no podrá esperar pago alguno a cambio ya que ella es desinteresada, y más bien, luego de la declaratoria de nulidad, facultará a sus hermanos para que le exijan al consultante el cumplimiento de la insinuación notarial, para luego hacer de nuevo el trámite resultando favorecidos aun más.

Dar un concepto adecuado bajo las circunstancias mencionadas es bastante dificil, pero en nuestro sentir, lo que sería pertinente -y sin que ello garantice nada- es el intento de la acción de simulación ya que quizá realmente lo que se quizo hacer según el querer de las partes, fue un contrato oneroso de COMPRAVENTA y no uno gratuito de DONACIÓN, asunto que será de dispendiosa prueba habida cuenta de la falta de documento que contenga la obligación correlativa de los contratantes.

La anterior situación incómoda para el consultante solo le enseña una cosa: que las asesorías jurídicas en asuntos tan serios y formales como el que hora se le dificulta, merecen ser realizadas antes de llevar a cabo los negocios que podrían afectar su patrimonio de manera que se le expliquen por un profesional sus consecuencias.

Desconocemos lo que motivó, en el fondo, la celebración confusa de una "DONACIÓN" en las circunstancias planteadas, cuando lo que de verdad debió celebrarse fue una COMPRAVENTA, pero lo único cierto es que ahora solo resta intentar "hacer de tripas corazón" .

Recomendamos la asesoría jurídica de un abogado titulado especilista en asuntos civiles y procesales, teniendo en cuenta la dificultad del caso.

CESAR FARID KAFURY BENEDETTI
Director General Consultorio Jurídico Universidad de San Buenaventura Cartagena

Respondida: 
Si

Archivo

September 2014
DomLunMarMiéJueVieSáb
31123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
2829301234

Inicio de sesión