Cartagena de Indias, Colombia Cartagena de Indias - Colombia
Jueves 21 Agosto de 2014
Ediciones anteriores

Registrarse o Iniciar sesión
Síganos en: Twitter twitter Facebook Facebook

No pago de acreencias laborales



Ciudad de residencia: 
MAICAO
Resumen del caso: 
Respetada Señora Eufemia; Plantea usted, en la consulta que “…hace aproximadamente un (1) mes mi esposo se retiró de la empresa donde laboraba, hizo entrega de su cargo, sin dejar deuda alguna, pero el empleador se niega a pagar la liquidación, porque otro trabajador de otra empresa contratista que laboraba dentro de la empresa, hizo un desfalco según el dueño de la empresa donde laboraba mi esposo, a él lo quieren hacer pagar dicha plata porque el trabajador que hizo el robo alega que de esa plata le hizo un préstamo a mi esposo, siendo totalmente falso ya que el desfalco lo hizo después de la salida de mi esposo. En qué lo puede afectar a él este suceso que ocurrió después de su salida?; ante lo cual le manifestamos:
Respuesta a la consulta: 

Los casos de retención de sueldos y liquidaciones en la Ley Colombiana, están señalados expresamente, luego no puede ningún empleador aducir unos diferentes para dejar de pagar las acreencias laborales a que tiene derecho todo trabajador. El artículo 149 del Código Sustantivo del Trabajo, prohíbe la retención, deducción y compensación de salarios, aún con autorización del trabajador, en algunos casos dispuestos por la ley; para mayor ilustración transcribimos la norma citada:

“ARTICULO 149. DESCUENTOS PROHIBIDOS.
“1. El empleador no puede deducir, retener o compensar suma alguna del salario, sin orden suscrita por el trabajador, para cada caso, o sin mandamiento judicial. Quedan especialmente comprendidos en esta prohibición los descuentos o compensaciones por concepto de uso o arrendamiento de locales, herramientas o útiles de trabajo; deudas del trabajador para con el empleador, sus socios, sus parientes o sus representantes; indemnización por daños ocasionados a los locales, máquinas, materias primas o productos elaborados, o pérdidas o averías de elementos de trabajo; avances o anticipos de salario; entrega de mercancías, provisión de alimentos, y precio de alojamiento.
“2. Tampoco se puede efectuar la retención o deducción sin mandamiento judicial, aunque exista orden escrita del trabajador, cuando quiera que se afecte el salario mínimo legal o convencional, o la parte del salario declarada inembargable por la ley, o en cuanto el total de la deuda supere al monto del salario del trabajador en tres meses”.
Se pierde el derecho a percibir la cesantía, cuando un juez penal dictamina que el trabajador cometió un delito, el empleador podrá retenerlo, si durante la vinculación laboral el ex empleado es autor del mismo, hasta que en juicio penal con la garantía del debido proceso, éste último es declarado culpable, pero sólo sobre el auxilio de cesantía de acuerdo con la norma laboral, pero ninguna otra acreencia laboral y si es comprobado que es suya la autoría del ilícito, en su caso, no se daría porque el supuesto desfalco ocurrió con posterioridad a la desvinculación de su esposo, de acuerdo con su propia narración, devendría en ilegal la retención de su liquidación definitiva que dispone la ley a su favor, tal como dice la norma:

“ARTICULO 250. PERDIDA DEL DERECHO.
“1. El trabajador perderá el derecho de auxilio de cesantías cuando el contrato de trabajo termina por alguna de las siguientes causas:

“a). Todo acto delictuoso cometido contra el {empleador} o sus parientes dentro del segundo grado de consanguinidad y primero en afinidad, o el personal directivo de la empresa;
“b). Todo daño material grave causado intencionalmente a los edificios, obras, maquinaria y materias primas, instrumentos y demás objetos relacionados con el trabajo,
“c). El que el trabajador revele los secretos técnicos o comerciales o dé a conocer asuntos de carácter reservado, con perjuicio grave para la empresa.

“2. En estos casos el empleador podrá abstenerse de efectuar el pago correspondiente hasta que la justicia decida”.

Declarado constitucional, el artículo anterior, por la Honorable Corte Constitucional Colombiana, mediante sentencia C-710 del 9 de diciembre de 1996. Magistrado Ponente, Doctor JORGE ARANGO MEJIA, dice, entre otros apartes:

“Cuando se invoca la existencia de un delito como hecho constitutivo de la pérdida del derecho al auxilio de cesantía, tal calificación debe hacerla el juez penal y no el laboral, quien no tiene competencia para determinar la existencia de un ilícito penal. Y para poder hacer uso del derecho a retener la cesantía el empleador debe presentar la correspondiente denuncia, ante el funcionario penal y sólo después de que éste se pronuncia en el sentido de que el trabajador ha incurrido en el delito, se pierde el auxilio de cesantía, porque si se demuestra su inocencia, cesa el derecho del empleador para retener la prestación que en consecuencia se hace exigible”.

De los anteriores planteamientos y lo dicho en su consulta, concluimos que la retención hecha a su esposo es ilegal, toda vez que él no es el acusado del ilícito, los hechos ocurrieron con posterioridad a su desvinculación y el supuesto autor hace una afirmación mentirosa que en nada tiene que ver con la conducta de su consorte, por lo que está legitimado para exigir el pago de todas sus acreencias laborales inmediatamente, so pena de incurrir en retención indebida de salarios y prestaciones sociales el empleador, lo que daría lugar al pago de sanción moratoria correspondiente a un día de salario por cada día de retardo en el pago, como lo ordena el artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo, en su texto:

“Si a la terminación del contrato, el empleador no paga al trabajador los salarios y prestaciones debidas, salvo los casos de retención autorizados por la ley o convenidos por las partes, debe pagar al asalariado, como indemnización, una suma igual al último salario diario por cada día de retardo, hasta por veinticuatro (24) meses, o hasta cuando el pago se verifique si el período es menor. Si transcurridos veinticuatro (24) meses contados desde la fecha de terminación del contrato, el trabajador no ha iniciado su reclamación por la vía ordinaria, el empleador deberá pagar al trabajador intereses moratorios a la tasa máxima de créditos de libre asignación certificados por la Superintendencia Bancaria, a partir de la iniciación del mes veinticinco (25) hasta cuando el pago se verifique.

“Dichos intereses los pagará el empleador sobre las sumas adeudadas al trabajador por concepto de salarios y prestaciones en dinero”.

De presentar otra inquietud usted podrá dirigirse al Consultorio Jurídico de la Corporación Universitaria Rafael Núñez, ubicado en el Centro Calle Estanco del Tabaco # 35-16, teléfono 6644802 Ext. 109.

Atentamente,

Luis Carlos Malo
Estudiante Consultorio Jurídico
Corporación Universitaria Rafael Núñez

Milton Buelvas Mendoza
Asesor Derecho Laboral y Seguridad Social

Respondida: 
Si

Archivo

Agosto 2014
DomLunMarMiéJueVieSáb
272829303112
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31123456

Inicio de sesión