Semifinales de la Copa América, lo que nadie pensaba

Oscar Laski , BUENOS AIRES, AFP, Publicado el 18 Julio 2011

Uruguay frente a Perú este martes en La Plata (60 km al sur de Buenos Aires) y Venezuela con Paraguay el miércoles en Mendoza (oeste) animarán las sorprendentes semifinales de la Copa América-2011, en las que no figuran los superfavoritos Argentina y Brasil.
Muy pocos apostaban que Perú y Venezuela se iban a colar como dos de los cuatro mejores representativos del torneo de selecciones más antiguo del mundo pero las distancias con los poderosos se acortan año tras año y las 'Cenicientas' están quedando solo para los cuentos infantiles.
Venezuela despachó el domingo en cuartos de final a Chile por 2-1 exhibiendo un desempeño que confirmó su escalada a nivel regional y que se consolida en la Copa América tras igualar 0-0 en el debut jugando de igual a igual con Brasil, su triunfo ante Ecuador y el empate 3-3 con Paraguay, luego de ir en desventaja 3-1 hasta los 87 minutos.
Paraguay, en cambio, llegó a cuartos de final con tres puntos sin haber ganado partido alguno en la fase inicial del Grupo B, mientras que el pase a semifinales ante Brasil lo logró en la tanda de penales en la que los auriverdes marraron los cuatros que ejecutaron.
La fortuna y una descollante actuación de su portero Justo Villar, sometido a un verdadero fusilamiento por parte de Brasil en la prórroga del tiempo regular, fueron otros de los factores que le permiten soñar a la albirroja con el cetro regional.
El orientador de Paraguay, Gerardo Martino, y los jugadores coinciden que Paraguay deberá mejorar mucho si quiere estar el domingo en la final del certamen que se jugará en el estadio Monumental de la capital argentina.
El seleccionado de Perú, el otro sorpresivo clasificado a semifinales, exhibe el sello de su orientador, el uruguayo Sergio Markarián, que prioriza el orden táctico y la disciplina como base de su estrategia, dos atributos que estuvieron ausentes durante muchos años en el once inca.
Markarian tiene la ventaja para el partido del martes ante Uruguay en La Plata que conoce al dedillo a los jugadores celestes y en su estilo de planificación minuciosa le puede causar problemas al once de su compatriota Óscar Tabárez. 
Los dirigidos por Tabárez eliminaron en cuartos a la favorita selección argentina en la tanda de penales (5-4) tras la prórroga, en un partido que la celeste sufrió al estelar Lionel Messi en la primera parte, pero luego aprovechó los nervios de los anfitriones que jugaron presionados por llevarse un triunfo que los acercara a la meta de cortar 18 años sin lograr títulos.
También la selección uruguaya deberá mejorar mucho su rendimiento mientras aguarda que su estelar Diego Forlán aparezca en el tramo final del certamen para cortar una larga racha sin anotaciones.
Sendos empates ante Perú y Chile y una victoria por un exiguo 1-0 ante la juvenil selección de México, la peor del torneo, marcaron una discreta actuación en la fase inicial del Grupo C, aunque en cuartos mejoró ante su histórico rival Argentina.

Uruguay tiene la posibilidad de encaminarse a romper la paridad con Argentina como máximos ganadores del torneo regional, con 14 títulos cada uno.
“En Sudamérica, el equipo chico se rebela ante la diferencia, no es sumiso, tiene orgullo. Por eso las competencias (regionales) son tan difíciles. Encima los grandes (Argentina y Brasil) no están en su mejor momento. Por eso todo está más parejo”, sostuvo Martino al opinar sobre el achicamiento de la brecha entre los 'débiles' y 'poderosos' de la región.
 

tranking