Uruguay impone su historia

AFP, La Plata, Argentina, Publicado el 20 Julio 2011
El técnico Óscar Tabárez y todo el plantel festejaron su llegada a la final

La selección de fútbol de Uruguay le hizo honor a su historia y pasó a la final de la Copa América 2011 al derrotar a la de Perú por 2-0 la noche del martes en el estadio de la ciudad de La Plata (62 km al sur de Buenos Aires).Con su pase a la final, la selección uruguaya tiene abierta la posibilidad de romper la paridad que mantiene con Argentina de 14 títulos ganados cada uno.
El goleador uruguayo Luis Suárez liquidó el pleito en una ráfaga de cinco minutos al convertir a los 52 y 57 minutos, transformándose en el artillero del torneo con tres tantos junto al argentino Sergio Agüero.
La celeste jugará el domingo la final en el estadio de River Plate, en Buenos Aires, contra el ganador de la otra semifinal entre Venezuela y Paraguay que se disputará el miércoles en Mendoza (oeste).
Óscar Tabárez, técnico de Uruguay, dijo que “estamos muy contentos de jugar la final, será muy difícil”.
Tabárez recalcó que “cualquiera de los cuatro equipos que llegó a esta instancia puede ser el nuevo campeón de América. Digo lo mismo de Venezuela y Paraguay, como dije antes de Perú. Venezuela consiguió algo histórico, de manera justa, y Paraguay tiene un estilo histórico que siempre lo respeta y es siempre difícil”.
Perú y el perdedor de la otra semifinal animarán el partido por el tercer puesto que se jugará el sábado en el estadio de La Plata.
La selección uruguaya impuso su marca de origen de la lucha en el disputado y emotivo partido jugado en el estadio de La Plata y no permitió que prevaleciera una estrategia similar que le inculcó a sus dirigidos el seleccionador de Perú, el uruguayo Sergio Markarián.
El goleador del Mundial de Sudáfrica 2010 Diego Forlán y quien en esta Copa no ha podido marcar, dijo que  “ojo, es la gente o el periodismo el que te pone de favorito, nosotros sabemos muy bien que no vamos a la final de favoritos para nada. Jugaremos con nuestro estilo, sin menospreciar a nadie”.

tranking