A abrir los ojos bien: se vienen unas Eliminatorias durísimas

Carlos Caballero
SANTIAGO DE CHILE
2 de Julio de 2015 12:00 am

Las que se inician en octubre serán las Eliminatorias Suramericanas más difíciles y competitivas en los últimos tiempos, por lo que cualquier punto que se pierda será importante en las aspiraciones de las selecciones de quedarse con uno de los cupos al Mundial de Rusia en 2018.

Está cantado que estas Eliminatorias serán así. La Copa América, que está por terminar en Chile, muestra que todas las selecciones, así no tengan la trayectoria ni la historia, están haciendo un buen trabajo que da para pensar que si los llamados grandes no se ponen las pilas, a lo mejor podría haber una sorpresa en la lista de los que irán a la próxima cita orbital.

Colombia, que sorprendió con un quinto lugar en el pasado Mundial de Brasil, tendrá que hacer algunos ajustes en sus líneas y los jugadores poner todo de sí para lograr clasificar.

Así que José Pékerman y sus pupilos deberán concentrarse desde ya para llegar lo mejor preparados posible a la primera jornada. Las Eliminatorias exigen de sumar puntos desde el principio hasta el final, de ser fuertes locales, pero también muy buenos visitantes. Los cupos estarán bien peleados.

Y las que están en el llavero de favoritos para clasificar, además de Colombia, como Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, deberán madrugarle al trabajo para sumar puntos importantes desde el mismo inicio de torneo.

¿CÓMO ESTÁN?
Argentina ha mostrado ser grande y poderoso. De la mano de Lionel Messi, Kun Agüero, Carlos Tévez, Di María y compañía, se muestra como una de las selecciones más fuertes a derrotar en estas Eliminatorias.

Si esta Selección exhibe el desempeño que ha mostrado en la Copa, sobre todo en los últimos partidos, difícilmente perderá un partido en las Eliminatorias.

Brasil, siempre grande y gigante, tras el fracaso en Chile, buscará hacerse respetar y demostrar que es de los mejores de Suramérica. Con Neymar, como figura, los 'auriverdes' tomarán un segundo aire en las Eliminatorias que le dé satisfacciones a la torcida.

Chile, que tiene una gran banda que comanda Claudio Bravo, Mauricio Islas, Gary Medel, Aruro Vidal, Jorge Valdivia y Alexis Sánchez, es otro de los que se asoma con fuerza. De lograr que este onceno juegue fútbol y tenga capacidad colectiva, entonces podremos ver una gran versión de Chile, similar a la que se observó en el Mundial de Brasil.

Uruguay siempre está llamado a ser protagonista. Con Luis Suárez, Edison Cavanni y Cristian Rodríguez, los charrúas van con todo en estas Eliminatorias . La celeste tiene un combo de lujo para dar la pelea.

UNAS QUE SE ASOMAN
Pero ojo que el tema no acaba aquí. Hay más selecciones que arañarán puntos y bien podrían entrar a pelear por un cupo al próximo mundial.

Paraguay y Perú, por ejemplo, son dos seleccionados que muestran un desarrollo interesante en su fútbol. En las pasadas Eliminatorias compitieron y nada más. Ahora no. Tienen una identidad de juego definida, que los hace verse muy fuertes, sobre todo defensivamente.

Los guaraníes de Ramón Díaz dieron la sorpresa y en la Copa despacharon a Brasil en cuartos. Son aguerridos, poseen un fútbol práctico y a la vez atrevido.

Perú cambió la cara con el profesor Ricardo Gareca. Ahora es una selección que le apuesta más al orden en la cancha, al trabajo en equipo tanto para defender como atacar. Eso le ha dado resultados. Además, tiene personalidad y entrega.

Ecuador no tuvo una buena Copa en cuanto a resultados. Se fue desde la misma primera ronda, pero en la cancha se mostró combativo, ordenado, con buena visión de juego. Es de los que siempre da la batalla en casa y afuera. No ha sido ni será fácil ganarle.

Tampoco descartamos a Venezuela, que en las últimas Eliminatorias ha mostrado serios avances. Ya no es aquella cenicienta de antes, ahora quita puntos y pone a sufrir a sus rivales, lo mismo sucede con Bolivia, que con la altura de aliado y una mejoría en su funcionamiento, también dará dolores de cabeza.

EL DATO
En la buena escogencia de los jugadores y el compromiso que ellos asuman en la cancha está la clave de los buenos resultados del mañana. Toca hacer unos ajustes y darle con todo.