¿Atacar o esperar y responder? El dilema de Martino para Argentina-Colombia

AFP
LA SERENA
23 de Junio de 2015 10:44 am

Argentina enfrentará el viernes en cuartos de final de la Copa América de Chile-2015 a Colombia, uno de los equipos con mayor poderío ofensivo del torneo. ¿Saldrá el once de Gerardo Martino a atacar con todo desde el inicio o adaptará su estrategia?

"El fútbol se trata de saber qué requiere cada situación. No es fácil cuando vos vas, vas y te encontrás con dos líneas de cinco. Siempre crear es mucho más difícil que destruir", dijo el volante Javier Mascherano al analizar lo ocurrido en la primera fase del torneo.

El equipo de Messi terminó primero en su grupo con 7 de 9 puntos, producto de un empate ante Paraguay 2-2 y dos victorias 1-0 ante Uruguay y Jamaica, y el libreto de los tres partidos fue similar.

La albiceleste tuvo la posesión del balón, atacó y dispuso de muchas ocasiones de gol, sobre todo ante Paraguay y Jamaica, pero no logró cerrar el resultado y en la última media hora de cada encuentro perdió el control del juego. 

Paraguay le terminó empatando en el último minuto, Uruguay no estuvo lejos de lograrlo y Jamaica empujó con lo que tuvo sin crear peligro real.

"Ahora empieza otra Copa y no podemos cometer errores. No nos puede pasar lo de Paraguay, no nos puede pasar lo del final con Jamaica. En el próximo partido lo repetís y te volvés", advirtió Messi.

¿Mayores recaudos?

Todo indica que Gerardo Martino repetirá ante Colombia el equipo base que enfrentó a Uruguay, con Sergio Agüero de regreso en la delantera por Gonzalo Higuaín, y Nicolás Otamendi por Martín Demichelis en la zaga central.

Por lo demás, apostaría nuevamente por Javier Pastore en la creación, con Messi libre por todo el frente de ataque y Ángel di María por izquierda.

La cuestión es saber si Argentina saldrá a atacar alocadamente ante una Colombia que cuenta con un poderío ofensivo muy diferente al de los rivales de la primera fase, con James Rodríguez, Juan Guillermo Cuadrado, Radamel Falcao García y Teófilo Gutiérrez.

"Cuando creás y cada intento falla, te puede bajonear. Pero hay que tener paciencia y la convicción de jugar así aunque cueste", indicó Mascherano.

"Quizá debamos replegarnos de una mejor manera. Tenemos jugadores para hacerlo bien. Si los últimos 10 ó 15 minutos queremos salir de contra, también podemos", agregó.

En los anteriores partidos, Martino intentó dar más equilibrio al mediocampo en el segundo tiempo con los ingresos de Ever Banega o Roberto Pereyra por Pastore.

Pero la idea no se plasmó en el campo de juego y el equipo sufrió igual, quebrado entre una defensa que padece con el juego aéreo y un ataque que pareció quedarse sin aire para contragolpear ante rivales muy expuestos.

En el Mundial de Brasil-2014, el predecesor de Martino, Alejandro Sabella, había sacrificado un volante ofensivo para reforzar el aspecto defensivo y cubrir mejor los espacios.

La estrategia dio frutos si se piensa que el equipo avanzó hasta la final casi sin conceder ocasiones de gol a sus rivales y jugó de igual a igual ante la poderosa Alemania.

También es cierto que en el aspecto ofensivo Argentina aburrió y convirtió apenas dos goles en los cuatro partidos de eliminación directa disputados a partir de octavos de final.