El Perú de Gareca es mucho más que Guerrero, Farfán y Pizarro

AFP
TEMUCO
22 de Junio de 2015 03:24 pm

Perú, contrariamente a lo que sucede con Argentina y Brasil, que dependen de sus astros Messi y Neymar, no está a merced del trío Guerrero-Farfán-Pizarro en la Copa América de Chile-2015. El 'modelo Gareca' es estrategia y funcionamiento colectivo.

Tres partidos: una victoria, ante Venezuela (1-0); un empate, contra Colombia (0-0), y una derrota, frente a Brasil (2-1) en el descuento. Pizarro, el experimentado cañonero inca de 36 años, marcó ante la vinotinto, y el joven mediocampista aliancista Christian Cueva, de 23 años, lo hizó ante la verdeamarela.

Perú llegó a Chile sin generar demasiadas expectativas, en principio porque su nuevo técnico, el argentino Ricardo 'Tigre' Gareca, había aterrizado en Lima en marzo último en medio de un clima de pesimismo por una nueva frustración hacia una Copa del Mundo, a la que no asiste hace 33 años, desde España-1982.

Pero Gareca, tan infalible como lo era en el área en sus tiempos de jugador y estudioso estratega como lo demostró en Vélez Sarsfield logrando tres títulos, supo llegarle con convicción al hincha peruano con un discurso sencillo pero claro: "Vamos a tratar de llegar lo más lejos posible en la Copa América porque Perú no le teme a nadie", dijo apenas tomó las riendas de la banda roja cruzada.

Y cumplió. El objetivo trazado en Chile para la etapa de "conocimiento y crecimiento", como llama a sus primeros meses al frente del seleccionado, lo logró: avanzó a los cuartos de final para sorpresa de muchos, en una llave en la que a priori Brasil y Colombia lucían como candidatos inamovibles a los cuartos.

Gareca utilizó ese favoritismo sobre esos dos combinados mundialistas de 2014 en motivación para sus jugadores.

"Nos tocó un grupo complicado pero siempre estuvimos convencidos de lograr el objetivo", señaló Gareca tras el 0-0 con Colombia, que le dio el pasaje directo a su selección a la siguiente fase.
   
Cuestión de método

Si bien Gareca volvió a echar mano de tres importantes referentes de Perú en los últimos años como Guerrero, Pizarro y Farfán, incluso el lateral Juan Vargas, la fusión de la experiencia de los 'veteranos' con el surgimiento de nuevos valores dio como resultado un equipo balanceado, al que simplemente tuvo que agregarle trabajo táctico y estrategia.

Así fue como asustó a Brasil en el debut, y pese a que se le escapó el empate a los 90+2 minutos por el gol de Douglas Costa, el orden en el campo y la presión sobre las individualidades fueron resaltadas por el propio Dunga.

Luego vino la victoria ante Venezuela, en un partido deslucido, pero que los incas supieron controlar con la posesión de la pelota y resolver con la efectividad de Pizarro en las pocas chaces de gol que se generaron en ese encuentro.

Contra Colombia un empate clasificaba a Perú, y si bien esperó a los cafeteros y poca producción ofensiva tuvo, los de Gareca enredaron el juego ofensivo del rival, soportaron la presión de los primeros 20 minutos y con el correr del tiempo equilibraron el medio sector.

Luis Advíncula tuvo ida y vuelta por la derecha, mientras que Vargas le ganó al duelo a su amigo Juan Guillermo Cuadrado, y Guerrero y en menor medida Pizarro demostraron que merecen tanta vigilancia como la que imponen las defensas rivales a las 'vedettes' de la Copa.
   
Operación Bolivia

"Tenemos que mejorar mucho para lo que viene, estamos en un proceso en que nos estamos fortificando, el grupo sabe eso y lo demostramos en una llave difícil, así que creo que el primer paso se dio", reconoció Gareca.

Perú ya está enfocado en lo que será el duelo del jueves contra Bolivia, la otra 'sorpresa' de los cuartos.

El lunes los jugadores que fueron suplentes realizaron una práctica de fútbol contra un combinado universitario, y pese a lo abultado del marcador (8-0), Gareca dio luces sobre la posibilidad de que 'La Foca' Farfán, recuperado de una alergia de piel, sea de la partida, así como Yoshimar Yotún en el mediocampo por Carlos Lobatón, que se perderá el juego por acumulación de tarjetas amarillas.

"Todos esperan una oportunidad en la selección para demostrar por qué estamos aquí", dijo Yotún, del Malmo sueco. "Bolivia será un rival muy complicado y en esta parte del torneo no hay margen para el error", agregó.