Uruguay se pone el traje que mejor le queda: el de aguafiestas

AFP
LA SERENA
21 de Junio de 2015 09:54 am

Suenan las alarmas. Uruguay el experto en arruinarle las fiestas a los anfitriones se cruza en  el camino de Chile en 'su' Copa América y la amenaza de un nuevo batacazo Celeste sobrevuela Santiago.

Fiel a su historia, clasificando a último momento como tercera del Grupo B tras ganar a Jamaica, perder con Argentina y empatar con Paraguay, la Celeste abordará difícil misión de bajar la efervescencia a un Chile que ganó, gustó y goleó en el Grupo A y que se erigió como el mejor en lo que va de la Copa.

Enfrentar a Chile "me gusta, cada vez que jugamos contra el anfitrión lo dejamos afuera", dijo el aguerrido volante Egidio Arévalo Ríos (Tigres de México) al finalizar el choque del sábado ante Paraguay, subiendo la temperatura a la previa del encuentro de cuartos de final que se disputará el miércoles en el estadio Nacional de Santiago.

Y es que el patrón del mediocampo uruguayo es el representante más fiel de la garra charrúa, en un equipo al que su entrenador Oscar Tabárez intenta llevar por el camino de la moderación y la corrección dentro y fuera de los terrenos de juego.

"Ya hemos jugado contra Chile, ya lo conocemos, vienen de jugar muy bien, de hacer cinco goles y nosotros (seguiremos) con nuestro fútbol, con lo que el 'Maestro' nos pide, ir para adelante", indicó José María Giménez, el joven defensa del Atlético de Madrid que anotó el gol celeste en el empate ante los guaraníes.

Larga lista de víctimas

Con un cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica-2010 como antecedente, los hombres del 'Maestro' Tabárez construyeron en la Copa de Argentina-2011 el último eslabón de su leyenda.

Defendiendo con uñas y dientes, Uruguay empató en los 120 minutos (1-1) y ganó por penales (5-4) su pase a semifinales, en partido jugado en Santa Fe en el que le privó a Messi y compañía ganar un título con la selección argentina, que no grita campeón desde Ecuador-1993.

Enemigos del 'buen' fútbol, destructores de la belleza del juego y otros titulares de similar connotación llenaron las páginas de diarios argentinos tratando de explicar la caída del equipo de Messi.

En la otra orilla del Río de la Plata simplemente se disfrutó el triunfo y la posterior consagración ante Paraguay, en un estadio Monumental copados por hinchas celestes.

Cuatro años antes en la Copa América de Venezuela-2007 los uruguayos dejaron a la Vinotinto fuera del torneo también en cuartos de final, al golearla 4-1 y cuando los venezolanos ya se veían en semifinales.

De hecho, en tres de las últimas cinco Copa América la Celeste dejó por el camino al anfitrión en semifinales: en Agentina-2011, en Venezuela-2007 y en Paraguay-1999, donde venció al conjunto guaraní en penales tras empate a uno.

Otra vez Argentina y con el genial Diego Maradona en el plantel -que un año antes se había coronado como campeón del mundo en México- Uruguay no tuvo piedad con sus vecinos y dejó sin Copa al mejor jugador en la historia de la selección albiceleste el 9 de julio de 1987, con un recordado gol de Antonio Alzamendi.

Una costumbre del combinado protagonista del 'Maracanazo', considerada la mayor hazaña en la historia de las Copas del Mundo al vencer a Brasil en su casa en el partido final del torneo de 1950 y conquistar su segundo título mundial.
   
Chile, el mejor de la Copa

Con apenas dos goles en tres partidos y sin el 'Pistolero' Luis Suárez -suspendido por nueve partidos por morder en el pasado Mundial por morder al italiano Giorgio Chiellini- las chances de Uruguay disminuyen a la hora de enfrentar al Chile con Arturo Vidal y el 'Niño maravilla' Alexis Sánchez en gran forma.

"Chile protagonizó la mejor expresión futbolística en lo que va de la Copa América" en la goleada 5-0 ante Bolivia en cierre del Grupo A, advirtió Tabárez.

Con esa goleada los chilenos dejaron atrás el escándalo protagonizado por el 'Rey Arturo' que en una salida de la concentración choco en estado de ebriedad, incidente que no le impidió jugar ante los bolivianos previo pedido de disculpas entre lágrimas a la afición de su país.

En el templo del fútbol chileno, el estadio Nacional de Santiago, Uruguay irá por clasificar a su sexta semifinal de manera consecutiva en la Copa América y Chile por vencer a los charrúas y confirmar que es firme candidato a levantar ante su gente por primera vez el trofeo continental.