"Yo soy Leidy Vanessa, la princesa"

Carlos Caballero
SANTIAGO DE CHILE
20 de Junio de 2015 02:12 am

Colombia tiene a su princesa Leidy Vanessa, esa que hace cinco años la acompaña a donde va. Se trata de William Betancurt, un caleño que lleva el fútbol metido en el corazón y decidió crear un personaje y disfrazarse para ponerle color y sabor a algo que lo apasiona.

4: 03 de la tarde del 19 de junio de 2015. En la entrada del estadio de la Universidad Católica, en San Carlos de Aponquindo, en Santiago (Chile) se observa a este personaje que se roba el show a donde quiera que va por su particular vestimenta.

Su vestido es cortico -le llega antes de las rodillas-, tiene guantes, dobles medias veladas para el frío, zapatillas y un sobrero, todo su repertorio, por supuesto, acompañado del amarillo, azul y rojo, los colores de nuestra querida patria.

Dice estar esperando en ese sitio a James. "Él me vio aquí parado cuando entró y me hizo señas que lo esperara cuando saliera", dice con voz gruesa y fingiendo ser una mujer desesperada para ver a su máximo ídolo.

Me llamó la atención el personaje, decidí entrevistarlo, dialogar con él y saber un poco más sobre cómo hace para acompañar a la Selección afuera, sobre todo en un país como el de nosotros en donde la economía no es la mejor para el pueblo en general.

Ya lo había visto en varias ciudades de Brasil en la Copa Mundo del año anterior. También llevaba el mismo disfraz, convirtiéndose en un personaje detrás de la Copa, de esos que llaman la atención de manera jocosa.

"El personaje lleva 10 años, pero acompañando a la Selección suma cinco. Yo era payaso, necesitaban que un hombre se vistiera de mujer y nadie se le medía, pero yo sí. Desde ahí arrancó todo", comenta William, de unos 45 años aproximadamente y quien también ha trabajado en algunas emisoras como operador de sonido, locutor de control y humorista.

DÍAS FELICES EN CHILE

A Chile viajó gracias al apoyo de uno que otro patrocinador, pero a decir verdad William o la princesa Leidy Vanessa se ayuda acá, gracias a la venta de camisetas, gorros y manillas de Colombia. Si no le fuera bien en las ventas entonces él tuviera serias necesidades.

La pasión por el fútbol en Colombia se ha disparado tanto que a él le ha servido de negocio. Así es que se la pasa William en Chile, en donde asegura que "muchos colombianos recogen plata entre sí y me compran la boleta para que yo me vea el partido con ellos y les haga un buen show. En las ventas me va muy bien, me estoy haciendo promedio unos 100 mil pesos chilenos (100 mil pesos colombianos). Además hay mucha gente que me invita a almorzar, a cenar y me ahorro mucho dinero ", dice.

NUEVOS PROPÓSITOS

Afirma que no es gay ni nada que se le parezca, reconoce que tuvo problemas con su hijo William Felipe (22 años) cuando decidió ganarse la vida de esta manera (trabaja en Cali en la fiestas y los bares con un show de la princesa Leidy Vanessa que contiene chistes y parodias). "Al principio a él no le gustaba, le daba pena con los amigos, pero le hablé y entendió que lo hacía por talento. Ahora me apoya y me motiva para seguir acompañando a nuestro país en todas las competencias internacionales. Quiero estar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y en la Copa América el próximo año en los Estados Unidos", agrega.

Ha estado con Colombia en Argentina, Lima, Brasil y Ecuador. "Mi show ha sido visto en muchas partes del mundo. Gocé mucho con el gol que Yeison Murillo le hizo a Brasil. Me gusta lo que hago: yo soy Leidy Vanessa, la princesa".

Es todo un personaje, un embajador más de Colombia en tierras chilenas.

EL DATO
Tiene un tema en Youtube con el nombre de Ras Tas Tas Parrandero, en donde le canta a los jugadores de Colombia. El video tiene más de seis mil 500 visitas.