Ellas opinan y juegan fútbol

Carlos Caballero
CARTAGENA
2 de Junio de 2016 08:31 pm

Hace unos 15 años atrás pensar que una mujer le gustaría tanto el fútbol como ahora sencillamente era una idea loca.

Hoy es diferente, ellas se han metido en el cuento, se han dejado envolver por un deporte que cada día mueve más corazones en todo el mundo.

La época en la que las mujeres peleaban con sus esposos porque querían pasar el canal de tv para, en vez de ver un partido, observar una novela parece que quedó en el ayer. Eso ha cambiado.

En la generación de hoy, muchas de las mujeres ni siquiera necesitan que esté su esposo en casa para ver un juego y más si juega la selección nacional.

Ellas, el denominado sexo débil, entienden las reglas, comentan y cantan los goles con intensidad, dejándose llevar por una pasión desenfrenada que cada día suma más mujeres interesadas por saber y conocer a fondo de las bondades de este deporte.

El fútbol enseña, sin perjuicio aparente, la tristeza de haber perdido y la pasión de alentar al equipo y el amor por la camiseta. Por eso  muchísimas mujeres de la actualidad disfrutan al máximo de las victorias y también sienten en demasía la derrota.

Pero esta pasión va más allá, pues cada vez aumenta el número de mujeres  que practica el fútbol. Ellas demuestran talento y habilidad. En todas las ciudades del país hay equipos femeninos que entrenan en la semana y juegan los sábados y domingos.

Sí. El fútbol las atrapó. El grito de gol, en el mundo de hoy, no solo lo dan los hombres sino las mujeres.

La Copa América Centenario será el escenario perfecto para que el fútbol sea tema de conversación todos los días en los diferentes países del mundo. En Cartagena, la fiebre amarilla que genera la Selección seguramente estará acompañada de muchos comentarios femeninos. Ellas opinan y juegan bien este deporte.


JOHANA HOLGUÍN PRADA

Nunca hubo alguien que me enseñara a amar el fútbol. Pasé muchos años de mi vida ignorando las emociones que podían despertarse en mí con la celebración de un gol. Critiqué en varias oportunidades a quienes se desviven por este deporte y me burlé de la derrota de otros. Pero un día descubrí que yo también puedo llorar, cantar, gritar, dar gracias a Dios por una victoria y renegar por una derrota.

El 4 de julio de 2014, la Selección Colombia jugó los cuartos de final del Mundial de Brasil, enfrentando al anfitrión. Ese día, todos los colombianos oraban por la clasificación a las semifinales del Mundial y  yo hacía lo mismo. Me parecía increíble cómo  el corazón se me aceleraba con el paso de los minutos. El primer y único gol de Colombia hizo que mi piel se erizara y al final del encuentro me vi llorando, por primera vez, frente a una pantalla. Un 2-1 a favor de Brasil daba una derrota con un sinsabor tremendo para los colombianos, que vieron cómo sus gladiadores lucharon hasta el último segundo por empatar el partido, en una arena en la que dejaron la piel. Y estuvieron a punto de hacerlo con un gol que le anularon al defensa Mario Yepes, insignia de la tricolor. Para mí, era gol de Yepes.

La eliminación dejó un vacío que ni yo misma comprendía y me di cuenta de lo que sienten a la voz de fútbol. No hay nada más conmovedor que ver las lágrimas de los jugadores al alzar una copa, por eso espero que la historia de 2001 se repita y mi selección gane por segunda vez este campeonato.

KAREN ARIZA
Estudió Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales y define el fútbol así:  “una vez leí que no es un asunto de vida sino mucho más que eso. Es el deporte que más pasiones ha generado en la historia. Además es el más universal, simple pero complejo. Por eso cualquiera puede jugarlo, pero no cualquiera puede hacerlo bien. El mismo Albert Camus dijo una vez que el fútbol es una religión benévola que ha hecho muy poco daño. Yo creo que al tener el balón en los pies, la sensación es igual que tener el mundo a los pies y por eso sentimos que controlando la pelota somos capaces de cualquier cosa que nos propongamos. ¡Qué viva el fútbol!”.

SANDRA NARVÁEZ
Estudió Ingeniería de Sistemas, pero se dedicó  a entrenador una escuela de fútbol femenino. Ella afirmó que la  estrategia en el fútbol “es la metodología y los planes a utilizar dentro del terreno de juego por un grupo de jugadores con el único fin de sacarle provecho para convertir y evitar  los goles.  Es el complemento de la táctica, decirle a los jugadores cómo moverse y reaccionar ante determinada situación”.

YURICA MÁRMOL
Ex integrante de la selección Colombia de futsalón, opina, por ejemplo, que: “estoy muy optimista, pienso que Colombia puede hacer un gran papel en la Copa América. El nivel de nuestro fútbol es muy alto, lo hemos demostrado, tenemos jugadores atravesando un buen momento y pienso que tenemos equipos para alzar la Copa, como lo hicimos en el 2001, cuando en casa quedamos campeones de este importante certamen”.