El 'Rey Arturo' siempre está

AFP
FOXBOROUGH, EE.UU.
11 de Junio de 2016 05:39 pm

Por momentos pasado de revoluciones, discutiendo con los árbitros y con los rivales en lugar de jugar, pero cuando 'las papas queman' y Chile más lo necesita, Arturo Vidal hace honor a su apodo de 'Rey' y dice presente.

Esto quedó claro el viernes en la victoria agónica, con polémico penal en un eterno descuento incluido, de la 'Roja' contra Bolivia por 2-1 en partido del Grupo D de la Copa América Centenario en la que a Chile se le iba la vida.

Y es que tras la derrota de Chile en el debut contra Argentina, en un partido en el que Vidal estuvo más pendiente de discutir con el juez del partido, el uruguayo Daniel Fedorczuk, que de dedicarse a jugar, ante Bolivia apareció el 'Rey Arturo' en todo su esplendor y con un doblete le dio el triunfo al campeón de América.

A Chile se le iba el partido contra la verde en el estadio Gillette de Foxborough (noreste), cercano a Boston, y el empate parecía inamovible, dejando a la 'Roja' en posición sumamente incómoda en el Grupo A.
   
VIDAL AL RESCATE
Hasta que a los 90+8 minutos el árbitro estadounidense Jair Marrufo le concedió un polémico penal. Tras las acaloradas discusiones de los bolivianos, Vidal tomó el 'fierro caliente' y remató con clase desde los doce pasos para darle la victoria al campeón continental.

Vidal admitió que la terna arbitral se equivocó en la decisión, pero sugirió que se trató de una compensación.

"Antes ya había habido una mano dentro del área, había sido un penal que no fue cobrado", afirmó el volante del Bayern Munich.

Lo cierto es que Marrufo, a instancias de su segundo juez de línea, cobró la pena capital por mano -que pareció casual- de un jugador boliviano en su área, cuando Chile estaba desesperado en busca del gol de la victoria y no veía la manera de lograrlo.

"Era importante para nosotros irnos de este partido con los tres puntos", admitió Vidal, que fue el héroe del triunfo.

El volante del Bayern Munich, que el viernes mostró su mejor versión y se dedicó a jugar, olvidándose de discutir permanentemente con el árbitro, lo que lo lleva a desconcentrarse y perderse en los partidos, también había marcado la apertura del marcador a los 46 minutos.

Ese primer gol, apenas iniciado el segundo tiempo, llegó con una de sus clásicas apariciones por sorpresa en el área rival para conectar de primera, a la altura del punto penal, un centro raso desde la izquierda del ataque y con un certero remate esquinado batir al portero Carlos Lampe.

Quince minutos más tarde el boliviano Jhasmani Campos le dio el empate a Bolivia, con un soberbio tiro libre, y a Chile se le vino la noche.

Hasta que el 'Rey Arturo' se hizo cargo del problema, se encargó de ejecutar un penal 'caliente' en el minuto 90+10 con mucha clase y Chile volvió a respirar aliviado.