Cabildo de Getsemaní, 30 años de tradición

13 de noviembre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

A Fortunato Escandón Acosta ya se le notan los años que han pasado por su cuerpo, pero no ha perdido su gran sonrisa y entusiasmo.

Desde las 2 de la tarde estaba sentado en su silla de ruedas en uno de los andenes del Paseo Bolívar. Al fondo se escuchaba ‘Soy getsemanicense’, mientras esperaba el tradicional Cabildo de Getsemaní, que en sus buenos tiempos bailaba con su esposa.

Vestía un traje colonial, pantalón negro hasta las rodillas, medias blancas y zapatos negros; no podía faltar el sombrero. Sus hijos, nietos y esposa charlaban con él antes de que partiera el desfile desde Canapote. “Nació y creció en Getsemaní, tenía un colegio y fue uno de los creadores del cabildo”, mencionó emocionada su esposa, quien también tenía un disfraz español.

¡Muy colorido!
El inicio fue marcado por la comparsa Tigres de Getsemaní, que rememoran la independencia. A paso lento y con una energía inigualable, engalanaron el desfile los actores festivos y cabildantes de ese histórico barrio de Cartagena; los trajes coloridos y los accesorios hacían parte del desfile. (Lea aquí: Las mejores imágenes del Cabildo de Getsemaní 2017)

Las comparsas Son de Negro, Gallinazos de Getsemaní, Las Cobras de Cartagena, Las Muñeconas, Ekobios, entre otras, participaron de este animado recorrido.

A lado y lado de las calles de Canapote, Torices, Paseo Bolívar, Chambacú, El Centro y Getsemaní, alegres entre la espuma y el jolgorio, los cartageneros vivieron este cabildo que lleva 30 años de tradición.

“Muchas de las personas que están aquí decidieron disfrazarse y atender el llamado ecológico. La Fundación Verde que Te Quiero Verde y Aguas de Cartagena donaron árboles a las comunidades para que los siembren”, explicó Miguel Caballero, presidente de la Fundación Gimaní Cultural.

Homenaje a un grande
Después de que las comparsas desfilaran por Torices llegaron a Paseo Bolívar. Allí estaba Fortunato con su familia. Con mucho cuidado lo bajaron a la carretera y el Rey Momo del Cabildo no tardó en llegar a saludarlo y tomarse la fotografía. Es imprescindible que al pasar enfrente de él, los actores festivos y las comparsas le hagan un homenaje con un baile.

Hace un mes, Fortunato estuvo grave en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital pero su energía no se detuvo. Dijo que debía ver el cabildo y ahí estuvo ayer.
“El mejor de mi vida. No pierdo la sonrisa porque mi organismo es así, no tengo problemas y me disfruto esto”, mencionó Fortunato mientras veía la comparsa del Congo.

El cabildo finalizó en la Plaza de la Trinidad, donde las comparsas hicieron una muestra cultural.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cultural

DE INTERÉS