Cuatro inéditos de Gabriel García Márquez

10 de octubre de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los cuatro textos inéditos de Gabriel García Márquez, que acaban de revelarse en el Festival García Márquez, en Medellín, fueron escritos por el joven narrador, entre 1948 y 1952.

García Márquez se establece en Cartagena en 1948, y empieza a escribir su primera nota periodística en El Universal el 21 de mayo de 1948.

En septiembre de ese año viaja a Barranquilla, y su relación con las ciudades y los dos periódicos, constituyen un periodo de formación y abastecimiento de argumentos y motivaciones creativas.

El germen de Cien años de soledad, empieza en el Caribe, a su regreso de Bogotá, después del magnicidio de Gaitán, y se nutre de las experiencias no solo de las dos ciudades grandes del Caribe: Barranquilla y Cartagena, sino también de La Mojana, Sincé, Sucre-Sucre, Valledupar, Riohacha, Aracataca, y su vivencia estudiantil de cuatro años en Zipaquirá y Bogotá.

Así que entre 1948 y 1952 vive entre las dos ciudades, y en sus pausas vacacionales y en una temporada de enfermedad, se queda en Sucre-Sucre.

La familia que vivía en Sucre, decide mudarse para Cartagena en 1951, luego de la muerte del amigo de Gabo, cercano a los García Márquez: Cayetano Gentile Chimento(Santiago Nasar), cuyos asesinos son también cercanos a la familia del escritor. Así que en ese conflicto emocional dentro de una violencia regional y política que fue ramificándose por todo Sucre, la mudanza también tenía motivos personales y políticos.

García Márquez escribe en el reverso de las tiras de las noticias internacionales que llegaban a El Universal y en unas hojas de tamaño oficio, papel periódico, donde escribió columnas acronicadas que fueron fuente de algunos personajes, situaciones de sus novelas y cuentos.

El coronel Aureliano Buendía, se gesta en el Caribe, entre  Cartagena y Barranquilla, como Macondo, y Úrsula y Remedios, y Melquíades. 

El joven narrador crea a su coronel  de ficción, con las tripas reales de su abuelo coronel y con los coroneles derrotados de las guerras del siglo XIX que va conociendo en su travesía por el Caribe, cuando se va de vendedor de enciclopedias por los pueblos de la Guajira y el Magdalena Grande.

El viento bíblico que elevó a Remedios la Bella tardó cerca de veinte años en construirse literariamente, pero ya en 1950, Remedios estaba siendo acariciada por un viento suave de patio entre la hojarasca, comenta el periodista Gustavo Tatis.

Los cuatro inéditos

Son cuatro textos inéditos que acompañan 44 cajas donadas por Mercedes Barcha, la esposa del escritor, y su hijo Gonzalo García Barcha, a la Biblioteca Luis Ángel Arango, dirigidas por Alberto Abello Vives. Serán expuestos en la biblioteca, adquiridos por el Banco de la República, y publicados en un documento titulado Los papeles de Gabo, que además, incluyen los textos mecanografiados.

Son narraciones breves: “El ahogado que nos traía caracoles”, es un cuento inconcluso, mencionado en una de sus columnas, en donde Álvaro Cepeda Samudio le dice que con ese título tan bello,  ya no había que escribir el cuento.

Tal vez, lo sintió culminado en su cuento “El ahogado más hermoso del mundo”. El segundo texto es un relato sin título, que formaba parte deuna serie titulada “Relatos de un viajero imaginario”, según Gonzalo García Barcha, en el acto presentado en Medellín, en el que participaron Alberto Abello, Sergio Sarmiento y Jaime Abello. Es una historia bella e inquietante en su  paradoja y en su fatalidad: la pareja que al celebrar su medio siglo juntos, recuerda que él estaba enamorado de la hermana gemela, pero se casó con la que odiaba. El tercer texto es Olor antiguo, que explora la memoria de infancia en Aracataca, y Relato de las barritas de menta, que remite también a las tiendas de inmigrantes italianos en Aracataca. Las mentas tenían “olor a pan guardado y a petróleo crudo”. La genialidad del joven escritor lo lleva a escribir:

“Los espejos habían perdido la memoria de los últimos rostros. La sensación de la muerte estaba en uno”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cultural

DE INTERÉS