Indicadores económicos
2018-11-17

Dólar (TRM)
$3.173,59
Dólar, Venta
$2.978,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.600,75
UVR, Ayer
$260,20
UVR, Hoy
$260,21
Petróleo
US$66,80

Estado del tiempo
2018-11-16

marea

Marea min.: -9 cms.

Hora: 01:42

Marea max.: 14 cms.

Hora: 18:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-11-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Delia Zapata y Rufo Garrido, memoria festiva

Delia Zapata Olivella, la mejor coreógrafa de las danzas ancestrales de Cartagena y el Caribe; y Rufo Garrido, el mejor saxofón, exaltados en Cartagena.

"En 1947 Antonio Fuentes estaba grabando un disco y le faltaba una canción para completarlo. Le pidió a mi padre Rufo Garrido que compusiera algo y en pleno estudio improvisó una de sus mejores canciones que se escuchan cada noviembre: “El Cebú”.

Lo que más recuerdo con emoción de mi padre es la manera como tocaba su saxofón: su fraseo era puro jazz y lo hacía con decisión y fuerza. Basta escuchar “El cariseco”, “El mochilero”, “La Estereofónica”, esos acordes son de jazz. Son porros  orquestados, suena el guacho, y hay momentos en que el porro está hecho en el formato del jazz, especialmente cuando solos instrumentales.

Hay una gran improvisación jazzística, un manejo de la escala pentanónica. Creo que mi papá tuvo una influencia del blue americano y aprovechó esas grabaciones, pero yo desde niño no entendía el jazz”.

Eso me contó Abraham Garrido, Rufito, el hijo del más grande saxofonista y compositor de porros célebres que suenan más allá de cada noviembre en Cartagena.

No hay ningún recuerdo de la vida en Cartagena, de más de medio siglo, que no esté permeado por la música de Rufo Garrido. Uno tiene que seguir escuchando esos tesoros musicales para seguir viviendo, con alegría. Y basta que suene El cebú, que compuso en Montería, para que el alma vuelva a salir a bailar. Junto a esas bellas canciones, están La palenquerita, El buscapié, Brisas de Diciembre, Compadrito,  Que toque Rufo, Timba y Tambó,  entre otras.

Rufo Garrido (Cartagena, 1896-Cartagena, 1980) es uno de los homenajeados del Cabildo de Getsemaní 2018.

Nació el 14 de noviembre y murió el 3 de noviembre.

Abraham Garrido está convencido de que Cartagena vivía en la época de Rufo Garrido un gran momento musical con la orquesta A Número 1, la grandeza de músicos como Lucho Bermúdez, Pianetta Pitalúa, Clímaco Sarmiento, Rufo Garrido.

“Creo que mi padre fue demasiado modesto al no figurar. Estaba detrás de bambalinas. Todo ese período musical quedó en la sola imagen de Pedro Laza y sus pelayeros, pero en verdad los que componían y arreglaban eran Clímaco y Rufo. Creo que Pedro Laza sólo compuso una sola canción. Era un gran intérprete y era bueno con su instrumento. De mi padre puedo decir que era un hombre con sentido del humor pero con un gran sentido de la rectitud. Le molestaba que saliéramos descalzos a la calle. Siempre ando enzapatado desde que mi padre me reprendió al andar descalzo”.

Delia Zapata Olivella

Delia Zapata Olivella, nacida en Lorica en 1926, y fallecida en 2001, fue la mejor coreógrafa de danzas ancestrales del Caribe, quien desde Cartagena, organizó el camino de las danzas de todo el país.  Empezó como escultora y dibujante, mientras estudiaba ballet.

En 1954 ganó un premio como escultura en Barranquilla. Debutó  ese año como bailarina en el Teatro Colón de Bogotá y dejó embrujado a la audiencia en  Cartagena, Barranquilla, Santa Marta y Medellín. En las fiestas de Cartagena, presentó  danzas de bullerengue.

Junto a su hermano Manuel Zapata Olivella, llevó a los Gaiteros de San Jacinto a recorrer Europa, Asia, y América Latina. Diseñó el rabogallo de los gaiteros para sus presentaciones, y eligió corales y flores nativas para ciertas danzas ancestrales.
Delia nutrió de espíritus creativos a otros artistas como Enrique Grau, quien la dibujó y pintó hasta el final de su vida, y después de muerta. Siendo joven, Grau solía decir, con algunas copas de más, que hubiera querido casarse con Delia. Lo estaba de otra manera.

En 1957  se presentó en Paris  e inició gira por la Unión Soviética, China, Checoslovaquia, Alemania Oriental y Alemania Occidental y España. Sin apoyo, pagando tiques a plazos. En 1963 fue nombrada Coreógrafa Titular y Directora del Cuerpo de Danza del Instituto Popular de cultura de Cali. 

En 1965 fue becada  para un Intercambio Cultural Internacional, en el Departamento de música de la OEA en Washington. En Nueva York organizó el Grupo de Danzas Colombianas.

Creó a su regreso, la Fundación Instituto Folclórico Colombiano Delia Zapata Olivella y el grupo Danzas Tradicionales Colombianas Delia Zapata Olivella, que continúa su hija Edelmira Massa Zapata.

“Con sus enseñanzas y coreografías, Delia Zapata nos introdujo a la música costeña, destacando en estos pueblos capacidades asimiladoras y sincretizadoras de ritmos como parte de su propia idiosincrasia, “en la música costeña palpita el ritmo africano, ulula la melodía indígena y canta la lírica peninsular. El intenso palpitar de la africanidad se recibe como el común denominador presente en las expresiones artísticas del Litoral. Se percibe la presencia indígena Arawak, Caribe, Zenú y Cogui con su herencia Tayrona”, precisa Paula Bohórquez, en una semblanza sobre la artista.

Epílogo

Los porros de Rufo Garrido nos devuelven a la infancia y a la fiesta perpetua de Cartagena, el Sinú y del Caribe.

Delia “Yeya”,  sus pies livianos disipan las fronteras y se elevan la eternidad.

 



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese