Indicadores económicos
2017-05-23

Dólar (TRM)
$2.895,12
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,51
Euro
$3.254,98
UVR, Ayer
$249,92
UVR, Hoy
$250,03
Petróleo
US$50,73

Estado del tiempo
2017-05-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 13:58

Marea max.: 25 cms.

Hora: 21:39

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-05-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Hoy se celebra el Día del idioma español

Juran los que vieron y cuentan los que saben: la suerte le cambia, la salud le llega. Tan seguro como que el Sol está en lo alto.

Usté que presta dinero y nunca le pagan. Usté que lucha y lucha y todo le sale mal. A usté que le gustan las carreras de caballos y las peleas de gallos...

Motilado al rape con los pelos tirados hacia arriba como cepillo, el indígena peruano habla ante una multitud de hombres y mujeres que lo rodean en corrillo, en el

Parque de Berrío, a la hora en que el Sol está más empinado sobre nuestras cabezas, como para no perderse nada de lo que hace ese hombre de piel oscura. Su cuello está adornado por varias vueltas de collares multicolores, uno de los cuales, decorado con colmillos de animales. Son tan vistosos estos accesorios, que bien podría estar desnudo y pocos se darían cuenta de ello.

Que Dios bendiga la misa. Que Dios bendiga el altar. Que Dios bendiga estos metales, que rezados han de quedar.

Dejados atrás los idiomas de sus padres y abuelos, y llegado a la ciudad, el hombre vive con la lengua de los colonizadores. Y quiere usarla en retahílas, al estilo de los culebreros paisas, ya extintos.

Con el poder que le otorga la palabra, convida a los curiosos a extender su mano, la derecha, para impregnarles una sustancia aceitosa, transparente, antes de indicarles que la froten con la otra mano, “si tiene fe, si cree en la bendición de Jesús, en la bendición de María, en la bendición de José”.

En medio del círculo, en el suelo, descansan pequeños discos metálicos, como monedas de color cobrizo.

Si gana la lotería en tres días, no venga a buscarme para darme parte del gordo. Que yo esto lo hago por amor al prójimo...

Hasta allí llegan las canciones de los músicos de carrilera y los pregones de los animadores de almacenes de variedades, unos de ellos amplificados con megáfonos, situados en el otro extremo del parque, en el pasaje Boyacá:

“Hola, qué bonito va, todo más barato. El colorado lo amarra: es barato, es bonito”.

Emoliente

“¡Negro! Vení dame un guarapito de esos. ¡Dicen que sabe a gloria!”.

Es el vozarrón característico de los hombres del Pacífico. Este va con su jarra de guarapo por los alrededores de la Placita de Flórez cantando su pregón. Se detiene con los taxistas del acopio. Un grupo risueño que, mientras surgen las carreras, rodean a un vendedor de jugo de penca sábila.

“Dicen que sabe a gloria”, repite en voz baja el guarapero, quien sirve un vaso, lo entrega al trapo rojo, el hombre que cuida los autos en ese sector de manera informal, y sigue calle arriba.

“El que está montao es Chéchere —dice el Gato—. A las nueve ya tenía trescientas mil lucas en el bolsillo”.

El Gato arrima a tomar un jugo de penca sábila, preparado por un peruano. Este, parado ante su carrito de jugos, raspa con un cuchillo el cristal de una hoja de penca abierta. Lo vierte en una jarra y suspende su labor para preparar ese licuado, con extracto de malta y algunos vegetales en polvo, que saca de diversos frascos.

Que ese brebaje rojizo es bueno para el colon, el estómago y los intestinos, asegura el trapo rojo. Que previene el cáncer. Que él, que come hasta piedras, nada le pasa porque toma un vaso al día desde hace tres meses.

“¿Cómo se llama este jugo, Chamaguaco?”, le pregunta el Gato al vendedor.

Los demás ríen con el apodo. “Lo tienen asoleado —opina el trapo rojo, como si fuera el encargado de comentar lo que sucede—. Pero él ya ni se timbra, porque si se enoja, ¡paila!”.

“Paila, repite el peruano, sonriendo por lo gracioso de la expresión, y dirigiéndose al Gato, le responde: “esto es un emoliente”.

“¡Cuál emoliente! —dice el comentarista de todo—. Estamos en Medellín y aquí a esto le decimos jugo de penca sábila. Nada más. Absolutamente nada más. Eso hasta coca debe tener”.

Ilusos

“Creo que son ilusos quienes piensan que en Colombia vaya a haber pronto un escritor de la talla de Gabriel García Márquez. Deben entender que personajes como

Leonardo Da Vinci y García Márquez son cóndores que no nacen todos los días. No sé. Es mi opinión. La literatura colombiana nació con Jimémez de Quesada. ¿No cree usted? Fue cuando él escribió Los ratos de Suesca. Este título está compuesto por una voz castiza, ratos, y otra de América, Suesca. Es como un mestizaje, ¿no cree?

Aunque García Márquez decía que la literatura colombiana nació con Los diarios de Cristóbal Colón. A propósito, me asombra ese pasaje cuando el genovés asegura que vio las sirenas, pero que eran feas, porque tenían cara de hombre”.

Sentado con las piernas cruzadas en una acera, detrás del busto de un conquistador de la avenida La Playa, quien habla no es un profesor; es un hombre formado en escuelas y calles, vendedor de unos escasos libros que permanecen en el suelo, no muy cerca de él. Dueño de una barba espesa y gris, este hombre dice que estudió

Arquitectura en la Universidad Nacional y Filosofía en la de Antioquia, pero no terminó: “soy un chapucero”.

Leo, tal es su nombre, es un antioqueño que se radicó hace tiempos en calles bogotanas. No ve la hora de regresar: extraña el frío y las papas.

“Si va a Bogotá, acérquese a un restaurante de Parque de las Nieves. Hágase servir un viudo de capaz. No comerá después nada mejor”, sugiere.

“Leo, no sé si mucho. Habrá otros que lean más que yo”.

EL DÍA DEL IDIOMA EN ESPAÑA Y COLOMBIA

La celebración de un Día del Idioma comenzó en 1926.

Fue una iniciativa del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, quien propuso esta fecha para celebrar la literatura. Al principio, la fiesta se hizo en Valencia; después, se fue extendiendo por el mundo de habla hispana.

El 13 de octubre de 1946 se aprobó al día 23 de abril como fecha para celebrar el Día del Idioma, en honor a Miguel de Cervantes, autor de la que es considerada obra cumbre de la literatura en español, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, escritor que murió en esa fecha de 1616.

El Día del Idioma fue institucionalizado en Colombia mediante el decreto ejecutivo 708 del 23 de abril de 1938, en la presidencia Alfonso López Pumarejo, siendo ministro de Educación Nacional José Joaquín Castro Martínez.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese