Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Idartes y los nuevos tejidos de la cultura

-A A +A
 

Es alentador presenciar los nuevos tejidos de la cultura en Bogotá.

Hace poco tuve la oportunidad de visitar por primera vez la ciudad de Bogotá. Al poner un pie en la salida del aeropuerto comprobé que de verdad es como estar en una nevera, aunque en la parte del congelador. Pasar de 35 grados de tempertura en Cartagena a 16 en la capital fue duro, pero esto nunca apagó la emoción que sentí por la nueva aventura que emprendería en esa gran metrópolis.

El contraste fue evidente: ni el calor ni el colorido en la ropa de la gente resaltaban, sólo una gran multitud, en su mayoría, vestida de negro, con gruesos abrigos, pantalones y zapatos cerrados, inundaba las calles. Mientras me dirigía al hotel, un extenso trancón me dio la bienvenida. Eso no significó un problema pues estaba encantada observando la uniformidad en el vestir de los rolos, las amplias autopistas y los enormes centros comerciales. Sin contar que todavía no me acostumbraba a la falta de "sparrings" enganchados en las puertas de los buses gritando sus recorridos para atraer pasajeros.

Invitada por el Instituto Distrital de las Artes de Bogotá (Idartes), en compañía de cantantes, directores de centros culturales, impulsadores del folclor, periodistas, entre otros, de todas las regiones del país, llegamos al sur, la otra cara de Bogotá. Visitamos un CLAN, Centro Local de Artes para la Niñez y la Juventud, un lugar mágico donde bebés, niños y adolescentes adquieren una formación complementaria a la del colegio en diferentes campos del arte como danza, música, literatura, teatro y audiovisuales.

Al entrar al primer salón supe que algo era diferente. No era un aula de colegio convencional. No se respiraba tensión entre los estudiantes y el profesor. Todos parecían trabajadores de una empresa reunidos en torno a sus equipos audiovisuales como cámaras, trípodes, micrófonos, entre otros. Nunca imaginé que niños entre 10 y 13 años pudieran manejar estos equipos profesionales con tal soltura.

Con gran admiración seguí recorriendo salones en los que los chicos nos esperaban para mostrarnos todo lo aprendido con sus tutores, o artistas formadores. Unos cantando, bailando y riendo, otros actuando en obras teatrales, tocando instrumentos, y hasta madres con sus bebés incentivando la creatividad de sus hijos, me hicieron cambiar ese imaginario errado en el ámbito cultural que tenía sobre Bogotá. Una inmensa ciudad, sumida en sus problemas de movilidad, inseguridad y de gobierno, que poco le apostaba al arte.

Una gran labor gestionada durante cuatro años, en cabeza de Santiago Trujillo, director general de Idartes, en la que el Distrito Capital ha podido disfrutar de los resultados de la unión concertada del arte y la cultura y las  acciones públicas y privadas desde la salud, educación, seguridad, convivencia, paz y políticas poblacionales, que también benefician a mujeres, adultos mayores, niños y niñas, y comunidad indígena y afrodescendiente.

Bogotá es una ciudad que concentra personas de todos los rincones del país, lo que la hace muy diversa y llena de propuestas atractivas tanto para el que vive en ella y el que la visita. Ideartes ha creado para todos, además de los CLAN, ferias, Festivales al Parque de música como Jazz y Rock, concursos para la promoción de nuevos artistas, apoyo a la generación de nuevos empleos para éstos, proyecciones de cine al aire libre y gran cantidad de planes que uno no se puede perder al ir Bogotá.

'La nevera', como muchos la conocen, ha dejado sus puertas abiertas para que todo tipo de público se impregne del calor de la diversidad cultural y de la creatividad de su gente. Se sigue consolidando como la capital del arte y la cultura, y a través de su gestión, ofrece un ejemplo para replicar en otras ciudades para potenciar la vida cultural e incentivar la proyección de recursos artísticos. Es una oportunidad abrir el espacio a la exploración de todos los recursos culturales de la región y el país.

 

Especial para El Universal: Angie Tapias Díaz - Estudiante de Comunicación Social de la Universidad de Cartagena 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63933 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese