Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La música del artista Jim Amaral

-A A +A
 

Jim Amaral (Pleasanton, California, 1933)  le da cuerdas a su  pequeña casa de música y del fondo de ella, sale una sinfonía de Beethoven.  Darle cuerda a la casa es devolverse a la infancia. Es quedar habitado por la música,  los colores y las formas tangibles de una casa o el enigma de este violín suyo que ha diseñado con arte, en cuya piel ha dibujado  un universo sensorial, lúdico y erótico,  un reino inolvidable de mujeres sensuales.

Sus pinturas,  esculturas, objetos musicales,  forman parte de su serie  La oreja pasiva, que se inaugura hoy en el Museo de Arte Moderno de Cartagena, es un homenaje al silencio y a la música. Le pregunto si alguna de sus esculturas ha tenido un destino desobediente con él mismo, y me cuenta que hace poco no estaba muy contento con una escultura y la rehizo en diversas formas.

No le gusta explicar lo que considera el misterio de la creación misma. Los rostros de sus esculturas reflejan un espíritu hermético, profundo, desgarrado, un dramatismo que el espectador tiene que completar con solo verlas. Pero junto a ese drama, está el sentido lúdico y mágico de quien al tocar una de las cajas o las casas de música  o abrir una diminuta puerta de hierro de sus esculturas puede encontrarse con una serie de criaturas diminutas dentro de la obra misma. Un sortilegio de pasados reunidos que duermen y habitan la escultura misma. La síntesis con que resuelve su universo es contundente: las efigies han erigido un gigantesco grito de silencio, un alarido o una plegaria sin palabras en un rostro que parece no tener expresión.  Se sonríe al abrir las puertas secretas de su escultura y al mover los ejes de una rueda que contiene el sonido de un viejo carruaje sobre un camino empedrado. La vida le ha deparado a este artista crear con los minúsculo una sinfonía de sensaciones, emociones, sentimientos y obsesiones. Desde que empezó a dibujar y esculpir, dice que ha tenido muchas mutaciones, pero la esencia sigue allí, en medio de lo que él llama el cruce entre las dos oscuridades y los dos misterios que encarnan el nacer y el morir. Me pide que no le haga fotos  ni registros de cuerpo entero, ni lo haga caminar porque   se siente un tanto pesado y cansado. Exponer es una experiencia fascinante pero  abrumadora como una mudanza y él está ahorta con siete ayudantes y acompañado de su esposa, la artista Olga de Amaral, con quien ha consolidado un matrimonio artístico de 55 años de historia.

UNA CONFESIÓN

“Me he preguntado insistentemente y durante muchos años cómo es morir. Salir de una oscuridad para entrar a otra penumbra, la de la muerte”, co nfesó a los poetas Gonzalo Márquez Cristo y Amparo Osorio.“ Mucho de este extraño interrogante está plasmado en mi obra escultórica y por eso la pregunta me altera profundamente. Nadie había visto eso en mis creaciones y quizá no sea así, pero en ese viaje entre dos oscuridades pongo todo mi empeño, para dejar algo que esté a salvo, algo –muy pequeño– que pueda desalojar el miedo que me embarga”.

ALGO DE SU LARGO CAMINO

Cuando le pregunto por Colombia me dice que su respuesta me va a parecer un tanto cursi, pero “Colombia es Olga, mi mujer”. Pocas veces encuentra uno seres que luego de más de medio siglo de convivencia reconfirma la fascinación que tuvo desde sus veintidós años al conocer a una jovencita seducida por el arte.

Los dos siguen juntos el mismo camino, sedientos de belleza y amorosa pasión ante la perplejidad  del mundo contemporáneo.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2321 fotos
63871 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese