Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-21

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-21

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:04

Marea max.: 11 cms.

Hora: 07:33

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Músicos y bailarines, importantes personajes en las mágicas noches de Cartagena

-A A +A
 

Al caer la noche, cuando el esplendor de la luna resplandece en el cielo cartagenero, comienzan a concurrir en el centro histórico una gama de músicos y bailarines que hacen de este espacio una fuente de cultura envolvente a la nostalgia, la risa, las pasiones, las emociones y los sentimientos.

La ciudad amurallada es cada noche un conservatorio callejero de distintas voces que se articulan con los sonidos de la guitarra, las maracas, los bombos, el acordeón, el clarinete, el saxofón y otros instrumentos musicales para ofrecer un sinfín de melodías que despiertan los sentidos de los turistas y residentes que eligen dar un paseo nocturno en este genuino lugar.

La plasticidad de los bailarines roba las miradas de los comensales de las plazas y de los transeúntes en los parques. Los artistas llegan desde los barrios extramuros de Cartagena: de San José de los Campanos, de El Campestre, de Villa Estrella, de La Candelaria, de Boston, de La Quinta, de 13 de junio y de otros muchos lugares. Atrás dejan las aflicciones, asumen una actitud festiva que invita a la celebración y atrae la aprobación de los posibles clientes y con ello la consecución del dinero que servirá para sostener a sus familias y ahorrar para hacer realidad sus sueños de viajar, de grabar un cd o cualquier otra aspiración que atesoren.

“Nuestro principal objetivo ahora es ahorrar para viajar a Perú y participar en una eliminatoria de big boy (capítulo de la cultura hip-hop que hace referencia a los bailarines), si pasamos iremos a competir a Brasil; el ganador en este país representará a Suramérica en Estados Unidos”, comenta Alex, uno de los siete bailarines del grupo Mo Kids Flavor. Están unidos por la danza, algunos son universitarios como Alex, que estudia Ingeniería de Sistemas y Sebastián Vallejo, que cursa Danza Contemporánea. También está John Alfredo Ospino que espera en el segundo semestre de 2016 iniciar el pregrado de Educación Física en la universidad de Pamplona. Fue selección Bolívar cinco años y tres años consecutivos selección Colombia en Gimnasia, categoría profesional, pero por una lesión en la tibia se vio obligado a abandonar el deporte.

Jesús David Rodríguez Cervantes, de 22 años, es otro de los músicos talentosos del centro amurallado de Cartagena. Vive en Villa Estrella, estudia Música en Bellas Artes y es graduado del Tecnológico Comfenalco en Producción Industrial. Su oficio como serenatero, asegura, le permite sostenerse económicamente.

 

 

TALENTO ES LO QUE HAY

Escuchar a los músicos de la calle en el Centro Histórico hace comprender que no es solo el talento lo que se necesita para ser famosos. Cada quien nace con su estrella expresa Juan Rincón Barona, director del grupo La Realidad, quien ha vivido desde siempre de la música y ha tenido el privilegio de integrar y viajar con algunas orquestas reconocidas como La Ley y la Onda Colombia.

No hay un censo oficial, pero ellos creen que sobrepasan los 80 en los meses de temporada baja y los 150 en temporada alta. Solo en la Plaza Santo Domingo concurren 45, concentrados en una sociedad de músicos que han creado para reconocerse y organizarse con algunas reglas que garanticen una buena imagen de su servicio. Por ejemplo, el buen vestir y el hablar educadamente lo consideran fundamental si desean la aceptación de los colegas.

Javier Salas, vocalista de una de las agrupaciones vallenatas que se pasean por las callecitas empedradas de Cartagena, explica que ser músico de la calle es un oficio de “alta responsabilidad” porque se consideran embajadores de la cultura cartagenera.

“Este es nuestro trabajo, lo asumimos con cariño porque con él llevamos el sustento diario a nuestros hogares. Desde hace más de 20 años, mis compañeros de grupo y yo hemos vivido de cantarle a los turistas”, manifiesta.

UN MODO DE VIDA

Se quejan de abandono por parte del Distrito. “Muy poco nos tienen en cuenta en los eventos que realiza la administración y de parte del Ipcc (Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena) nunca nos han llamado para emprender un proyecto que mejore nuestra calidad de vida; precisa Lucas Sierra Joven.

Cada uno lucha por sus propósitos y algunos conservan las esperanzas de que las calles y las plazas sean el camino que los conduzca a un mejor futuro. Los integrantes del trío de rap Los Galácticos están empeñados en sacar adelante un estudio de producción musical que abrieron en San José de los Campanos, de donde se proyectan hacia toda la ciudad. Varias de sus canciones, como Pegate al Piso y Lo Nuestro se Acabó, suenan en los picós que encienden sus parlantes los fines de semana en los barrios populares de Cartagena.

En temporada alta, estos artistas “callejeros” pueden ganar en una jornada de trabajo que va desde las 8 de la noche hasta la una de la madrugada, hasta $150 mil pesos y en meses de pocos turistas, el intento puede favorecerles para llevarse entre 20 y 30 mil pesos para sus casas.

“Por una canción podemos cobrar diez mil pesos, pero si el cliente quiere una tanda completa, le ofrecemos una variedad de paquetes que le resulten más rentable y quede contento con el servicio”, explica Lucas Sierra, quien hace ocho años llegó a Cartagena desde Barranquilla con la ilusión de deleitar a otros con su gran pasión: la música. En esta ciudad se unió a Robinson Mizzar y Guillermo Ramírez para formar el trío Wi-Fi. Cantan baladas, son cubano y otros ritmos.

Ellos son los músicos y bailarines de las calles del Centro Histórico de Cartagena de Indias,  parte importante de las mágicas noches que ofrece el Corralito de Piedra; artistas nocturnos que lo dan todo de sí en una canción o en un baile para impregnar de su agudeza a todas las almas que concurren cada noche en la vieja ciudad amurallada.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2379 fotos
65850 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese