Indicadores económicos
2017-11-18

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Otras huellas de la India Catalina

La India Catalina es un personaje histórico que figura en los documentos fundacionales de Cartagena. El historiador Hernán Urbina Joiro encontró nuevos datos que iluminan siglos de incomprensión y olvido.

El médico, escritor e investigador Hernán Urbina Joiro (Valledupar, 1965), descubrió nuevas pisadas en la vida de la India Catalina de Galerazamba,  en su libro “Entre las huellas de la India Catalina” en su segunda edición de 2017, publicada por la Universidad del Rosario.

Fue más allá de lo que ya se sabía e ignoraba: la India Catalina fue secuestrada por Diego de Nicuesa cuando era una niña. Y convertida al cristianismo y utilizada como instrumento para la evangelización de los indígenas de Cartagena.

Luego, de esa experiencia forzada, no volvió a usar la prenda tradicional de los indígenas sino la ropa de las mujeres españolas. Aparece nombrada en los versos de Juan de Castellanos, y en dos documentos en donde aparece acusando a Pedro de Heredia de la desaparición de un oro que él saqueó de las tumbas de los indígenas.

Ella como traductora había dado las pistas para encontrar el oro, pero al tiempo, según la investigación de Urbina Joiro, denuncia la pérdida de un arca de oro que ella vio guardar a Pedro de Heredia. Está claro que Catalina fue concubina de Pedro de Heredia. No hay domento en donde ella proteste por algo distinto que le haya ocurrido a ella, sino al robo del oro que ella había ayudado a encontrar.

En la pesquisa del historiador, sumergido en documentos, interpretó intersticios de la historia no contada y encontró  dos documentos, uno de 1536 y otro de 1537,  en donde la India Catalina denunció a Heredia. Desmiente a los historiadores y narradores que han expresado que  Catalina fue castigada por su propia comunidad.

“En últimas, la india Catalina no habría traicionado ni siquiera a Pedro de Heredia, al único que enfrentó de algún modo y al que volvió de todas maneras, tras unirse con Alonso Montes, el capitán que acompañó -y sobrevivió- a Heredia en la misma embarcación en la que naufragó Heredia y murió en 1555 frente a las costas de Cádiz. La india Catalina se habría traicionado a sí misma”, luego de las acusaciones, vivió el doble drama “de vindicar dos designios: el indígena y el español, mientras tuviera aliento”.

En su pueblo, declara Urbina, “fue recibida con honores”. No fue, según el historiador, “una simple indígena más de las secuestradas por los españoles y que obligaron a contactar a los nativos para que se rindieran y entregaran su oro. Fue la principal india españolizada de estos territorios del norte de Suramérica, que dominó el castellano, así como diversos dialectos indígenas, y no solo se encargó de comunicar las palabras de Heredia y sus huestes, sino que además se esforzó en explicar, en promover el mestizaje, la mejor alternativa que ella juzgó que tenían sus congéneres en los territorios de Gaira, Zamba y Cartagena de Indias”.

Hay una franja de olvido e invisibilización de la indígena, luego de las denuncias. Solo se sabe que el sobrino de Heredia, Alonso Montes tiene una relación con ella. Pero lo más probable según Urbina es que haya quedado sola y abandonada. No se sabe cómo y dónde murió. Pero lo que ha encontrado Urbina aporta nuevas luces a la figura histórica.

Un ícono histórico
Urbina aporta nuevas visiones y datos y cierra su libro con el ícono de la estatuilla de la india Catalina de Héctor Lombana de 1960, y la escultura de Eladio Gil en 1974.  Dos obras bien distintas.

Urbina aplica  de Octavio Paz, en su ensayo “El laberinto de la soledad”: “La historia es conocimiento que se sitúa entre la ciencia propiamente dicha y la poesía”.El historiador describe como el hombre de ciencia y tiene visiones como el poeta. Hace tangible una certeza expresado por Ernesto Graci: “El recuerdo poético cumple una tarea histórica”.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese